El manuscrito Voynich

A veces hay días que mejor son para olvidar. Pero en esos nefastos días a veces pasan cosas insólitas.
Yo tuve uno de esos días la semana pasada.
15 días esperando un turno para hacerme una resonancia magnética de mi jodida rodilla izquierda. Hace 7 años, fumándome un cigarrito fuera de la pista “el río” en Sierra Nevada, esperando al grupo que me alcanzara, un gil por no llamarlo de otra manera, literalmente me paso por encima. Se me acabo antes de tiempo mi semana de esquié.
Diagnostico, rodilla derecha fisura de ligamento interior, la izquierda distensión del mismo ligamento. Terapia: 45 días con yeso en toda la pierna derecha, a la izquierda ni le hicieron caso.
Que sucede ahora, mi rodilla derecha esta fantástica y la izq. me ha dado una guerra este invierno que ni os cuento.
Me he decidido ir al médico.
Pues esperando para que me hiciera la resonancia, primero en una maquina individual no iba, luego en el tubo, estaba roto, etc. etc.
Las peripecias de ese día dan para otro post en otro momento.
Volviendo a la historia, frente a donde estaba y como tenia que esperar más de una hora a que arreglaran la maquina hay un “Crisol”. Para los que no lo sepan, librería con prensa, libros y música.
Bueno entre para hacer tiempo. Me encanta ver libros y sobre todo leerlos.
Me lleve dos. Uno sobre la inteligencia y como se convierte en estupidez. Que cuando termine os lo contare porque esta muy bien.
Y otro que tarde solamente dos días en leer, sobre algo curioso, El manuscrito Voynic” que ni sabia que existia..
Aun existen misterios en este mundo. Me gusto mucho, sobre todo me atrapo. Algo distinto para leer. Hasta hay un blog sobre esto, del autor del libro que yo he leído Marcelo Dos Santos. Os lo recomiendo.
Yo he sacado mis conclusiones sobre lo que leí pero son más bien de ciencia-ficción. Respeto la tenacidad de los investigadores en descifrar este manuscrito. Hasta he leido que ahora existe una teoria que fue una broma que ha durado hasta nuestros días. Aunque esto me suena a camino facil. ¿Si engancho a tanta gente algo debe tener no?

Etiquetado:

11 de Marzo

Me levante temprano, he estado trabajando, salí a comprar el periódico y hacer unos recados.
Cuando volví, me prepare un café y me puse a leer.
El suplemento sobre este día, me conmovió.
Aun me emociono cuando leo algo de ese día, cuando leo el recuerdo de la gente que ya no esta, cuando leo la superación de los heridos, luego de 1 año. Creo que lo haré siempre con lo que paso.
Yo no soy una victima, ni tuve conocidos entre los muertos ni heridos, pero como si todos fueran cercanos. Soy simplemente otro ciudadano anónimo.
Recuerdo que el mes siguiente al atentado salían todos los días dos o tres páginas con foto y texto sobre la vida que dejaron, o los sueños que tenían los muertos ese día. Ley todas las historias, y llore con todas. Creí que era normal, porque todos quedamos afectados y tardaríamos un tiempo en volver a la normalidad, si esta puede existir nuevamente después de todo.
Pensé que cosas como esas el tiempo te las hace matizar, pero veo que aun es muy pronto, pues hoy también llore por su recuerdo.
Creo que yo también iba ese día en algún de esos trenes, porque algo mió murió con ellos, aunque solo sea la inocencia de pensar que “cosas así nunca me pasaran a mi.”
A todos mi más cariñoso recuerdo.
Madrid inmemoriam

Etiquetado: