Han logrado que se me pasen las ganas de reírme. Mi sentido del humor esta de vacaciones.
Estoy cansada de las prisas, de las exigencias de los clientes, porque como pagan se sienten con derecho a exigir hasta la saciedad.
Estoy cansada de los bajones de la gente cuando el tiempo apremia.
Estoy cansada de los que quieren 200 y solo querer pagar por 100.
Estoy cansada de los que pierden los nervios y no dialogan como norma.
Estoy cansada de que no valoren lo sobrehumano que uno hace para sacar el tema adelante.
Va, solo estoy cansada así que me iré a la playita unos días a buscar mi sentido del humor, que se fue antes que yo.