Los niños

Leyendo el otro día a Ceciliades en un post sobre jornadas familiares me quedo la copla en la cabeza.
Hoy acabo de llegar de ver un espectáculo de Titirimundi
que se esta dando en Madrid por las Fiestas de San Isidro.
Eran marionetas tradicionales de Guangdong (China).
Como este ciclo de este festival se da en la plaza que habitualmente paseo con mi perro y quedo con los amigos para tomar un café, me fui temprano y me senté. También, porque me gustan mucho los títeres o marionetas.
Como se dice por ahí, quería matar dos pájaros de un tiro, o eso pretendía. Ver las marionetas y pasear al perro.
Al principio eran unos pocos niños que corrían por ahí, edad máxima 6 o 7 años. Con madres con carritos y bártulos (que cantidad de cosas soportan estos carritos jo) eso si sin niños. Solo el peso.
Mi perro como es muy tranquilo se sentó junto a mi, y parecía como si ambos solo observáramos, cosa que hacíamos.
Con el pasar de los minutos, había cada vez más niños y madres.
Mamá esto, mamá aquello. Todos corriendo, todos gritando. Otros comiendo la merienda. Otros llorando de capricho. Uno que se da un porrazo. Otros se pelean.
Menudo espectáculo.
Cuando comenzaron las marionetas, ya había tenido bastante sobre todo con tanto grito.
Porque será que los niños y no tan niños, digamos adolescentes, se comunican gritando?
Mi perro un santo, soporto que le acariciaran, que le dieran besitos, que se asustaran, sin inmutarse. Solo de vez en cuando, se levantaba para saludar a algún colega que pasaba y volvía a echarse.
Al final, me empezó a doler la cabeza de tanto movimiento, vi un ratito de las marionetas, muy buenas y me volví a casa.
Ahora en el silencio de mi estudio, tengo como un ronroneo en la cabeza aun de los gritos y ruidos.
Comprendo a las madres de hoy, que terminen muertas a la noche con tanto estrés. Y yo me quejo del trabajo.
Madres del mundo paciencia que ya crecerán. Eso si, los problemas serán otros. Mamá quiero ir a tal lado dame dinero.
Es que no puede ser, a las madres habría que hacerles un monumento. Y si trabajan fuera de casa aun más.

2 comentarios en «Los niños»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *