¿Que día es hoy? ¿Dígame usted?

Ya decía yo que la semana se me estaba acabando pronto. No se si esto es bueno o malo, pero reflexionare sobre el tema.
O estoy tan relajada, luego de tantas neuras, que ni se en que día vivo o soy una inconciente que me voy de compras de un Pat con la cantidad de trabajo que tengo que sacar.
Es más he ido a la veterinaria a las 16.30 pues mi perro tiene turno para baño completo. El olor a perro ya es insoportable. Llame el otro día, y la chica que los baña solo va los jueves. Así que pedí hora.
Cuando llegue, la reja estaba semi bajada primer mosqueo. Tocaba el timbre y nadie salía, segundo mosqueo. Llamé por teléfono y otro de lo mismo, ni pió.
Cuando ya pensaba que me habían plantado, me cruzo con un chico de una tienda vecina que salude y le dije que tenia que ir a ver unos muebles para una cocina. Me dice, apúrate que el viernes cerramos dos semanas por las vacas.
Le digo, jo, que envidia mañana te vas de vacaciones. Y me contesta, no mañana el viernes. Le miro sorprendida, pero si hoy es jueves.
Se empezó a reír como loco.
No Lukre, hoy es miércoles.
Me quede desorientada, no se si por el calor, porque la semana de repente se me hizo más larga, no se muy bien porque.
Siguió su camino, y a mi cerebro le llevo procesar unos minutos antes de decirme, gil que es miércoles, por eso no hay nadie en la veterinaria.
Cuando volvía a casa pensaba en varias cosas:
1-la pérdida de tiempo esperando que fueran las 4,30 para llevar al perrito a bañar, con todo lo que tengo que hacer.
2-Si no se en que día vivo, es porque todos mis días son iguales y les falta algo que los distinga, ya sean obligaciones fijas o encuentros interesantes. (¿Serán las vacas? Puede)
3-Si es miércoles, día del espectador mejor me voy al cine.