La pose para la foto

He tenido que ir a arreglar las gafas a Sol. Me gusta ir caminando, pues una de mis plazas preferidas es la Plaza Mayor de Madrid.
El día es una maravilla de sol y algo de calor, ideal para pasear.
Como tuve que esperar que me arreglaran las gafas, me senté en la plaza a tomarme un cafecito porque no había desayunado.
Había muchos turistas, obvio en esta época del año y en esta zona.
Me puse a obsérvalos. Todos se sacan una foto junto a la estatua central, que es de Felipe II creo, subido al caballo.
No creo que sea lo más bonito de la plaza, teniendo en cuenta la fachada de la Casa de la Panadería, pintada a mano y restaurada hace poco.
Pero bueno, es un icono de Madrid.
Viendo a los turistas sacarse fotos, pensaba porque siempre es la misma pose.
Porque si les gusta la estatua, no le sacan solo la foto a ella.
Me imagino que las fotos de un viaje son como un testimonio, “He estado allí”. Pero no existen lugares más bonitos para dejar testimonios, que una estatua?
Independientemente mi boludeo mental sobre la pose de algunos, tengo que reconocer que la plaza tiene su atractivo.
Muchos café con mesas al sol y sombra. Una parte donde se reúnen pintores callejeros, haciendo caricaturas como medio de vida. Pero siempre les hecho un ojo. Con el tiempo he visto que muchos exponen su obra pictórica aquí. EL otro día había un chaval que tenia unos grabados que te cortaban la respiración de lo buenos que eran. También están los típicos cuadros para turistas con folclóricas o toros y toreros. Pero se ven cosas buenas.
En la subida de la Calle Toledo, ahora se juntan los chinos para dar masajes. Cuando pasas los ves nerviosos, porque están viendo si viene la poli para salir corriendo.
Cuando subía había una persona dándose un masaje de pies, con una cara de gustito. Siempre ves a alguien haciendo uso de sus servicios.
Había también en otras de las entradas, un grupo de 4 personas con instrumentos de cuerdas tocando a Mozart. Y lo hacían fantásticamente. La gente se arremolinaba junto a ellos para escucharlo.
Algo parecido vi ayer, junto al Corte Ingles de Preciados, 4 señores tocando música de cámara. Muy buenos. Tres violines y un violonchelo. Tenían pinta de ser de lo que aquí se llama países del este. No me extrañaría que antes tocaran en una orquesta porque eran buenísimos. La gente les dejaba en una funda de violín en el suelo dinero como pago por el ratito de música. Hasta yo lo hice porque me quede un rato largo escuchando música de Vivaldi. Me gustaron mucho.
Toda la zona del centro de Madrid en esta época se pone colorista, llena de gente de turismo y agradable. Me gusta mucho andar por aquí. Siempre me busco una excusa para pasear por sus calles. Es lo que yo llamo mis paseos largo por el barrio donde vivo.
Si vivis en Madrid o venis de turismo no te la pierdas, te gustará seguro.