Si no puedes con ellos, únete a ellos.

Pues si, al final luego de 3 días de escuchar la música debajo de mi balcón, oler a churros quemados y ver cabezas y más cabezas, ayer claudique.
Quede con unos amigos y nos fuimos de fiestas.
Ala, a la fiesta.
Beber, beber, beber, y beber. Comer una buena ración de patatas con salsa barbacoa, un pulpito a la gallega y una buena racioncita, quien dice una dice dos, de jamón del bueno.
Aunque, yo ayer con la bebida me lo tome tranqui, y me dedique a la “limonada Madrileña”.
Uno como es del barrio en cuestión, sabe donde la puede pedir y esta muy buena.
En realidad es vino blanco, con frutas y algo más que nunca nadie sabe decirme que es pero pega que no os cuento. Eso si, bien fría, con el calor que hacia anoche, sienta de maravilla.
Me recordó a una bebida de verano también que se prepara en Argentina, que es el clericot (se escribe así, ni idea). Vino blanco, mucha fruta variada, azúcar, gotita de cointreau o vermut según el grado de pedo que te quieras agarrar.
Siempre me ha gustado, pero la recuerdo muy cariñosamente en esos veranos en Mar del Plata, con los amigos, los platos de calamaretis fritos y las jarras de clericot. Que tiempos aquellos.
Volviendo a las fiestas, pues hicimos recorrido a los bares de los conocidos o los que frecuentamos normalmente que son varios. Ni se cuantas limonadas me tome, porque ni se cuantos bares visitamos.
Eso si, no podíamos decir que no, donde íbamos nos invitaban a alguna ronda, así que todo se duplico por dos.
Lo más divertido de la noche, que intenté bailar un chotis con un señor vestido de chulapo. Como me he reído. Menos mal que nadie tenia una cámara de fotos, porque menudo papelón. Pero me lo pase muy bien.
Ayer fue un domingo castizo, fui al rastro a la mañana y por la noche fiesta de la Paloma. Ya tengo mi cuota castiza por varios meses.
Hoy es el último día que duermo con las ventanas cerradas por el ruido. Se acaban las fiestas. Comprendo en semanas así, lo que se quejan la gente que vive en zonas de bares todo el año, pobre gente. Por suerte en mi caso son solo 5 días al año.

3 comentarios en «Si no puedes con ellos, únete a ellos.»

  1. Pues sí, maja, andé por allí, ya ví las barras y las guirnaldas, pero hicimos la ruta de siempre.
    (bueno, salvo las visitas obligadas que estaban de vacaciones)…

  2. Bueno, entonces es tolerable, lo mejor, es la marcha que te has cogido… felicidades y felicidades por recapoturar tu tranquilidad a ventana abierta.

    Saludos

    El Enigma
    Nox atra cava circumvolat umbra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *