La prueba de la balanza – Crónica de un crucero – parte I

Pues he vuelto, ayer, hecha polvo de cansada pues me había levantado a las 6 de la mañana, y eso de los vuelos charters que tratan a la gente con una alegría que les da lo mismo si tienen que esperar 1 hs o 10 de más. Pero bueno, desde que salí del barco a las 9 de la mañana me considere en viaje de retorno, y considerando que llegue a casa a las 20 hs, luego de varias esperas, y dos vuelos, con dos horas más hubiera estado en Argentina o con la mismas horas en New York, eso si de un tirón y en el mismo avión.
Pero bueno el levantarme temprano, cosa que he hecho casi todos los días por las excursiones, fue para ver Venecia desde el barco. Pasa por el gran canal y se ve impresionante. Considerando que eran las 8 de la mañana la luz era fantástica.
Que vista por dios. Esta ciudad es bonita a pie, desde el aire y hasta desde los barcos. Eso si, al tener 12 pisos de altura el barquito de mis vacaciones, se veía “belicima” como dirían los italiano.

Las primeras impresiones que os puedo contar del crucero, es que esta bien. Los camarotes bien, aunque nunca estas en ellos. Entre lo grande que es el barco, 13 pisos de altura, con 10 bares distintos, la piscina, minigolf, teatro, tiendas, tres restaurantes, etc, etc. No llegas a conocer todo en 7 días.
Lo mejor, lo bien que te lo pasas, conoces gente, no paras de pasártelo bien.
Lo peor, que como recorrimos casi 6000 km en 7 días, el tiempo que estaba en puerto para conocer donde paraba era poco.
Lugares a los que volveré con más tiempo, Estambul, Dubroknic, y Venecia por supuesto.
Un detalle, te la pasas comiendo. Desde el desayuno hasta la noche. Hay de todo y lamentablemente todo esta bueno. Por suerte los dulces no son mi fuerte, como se ponía la gente de dulces por dios. No paraban.
Yo hoy con miedo fui a la balanza, pero pase la prueba, me fui como volví, con ningún kilito de más. Uff, que mal llevábamos todos este tema.
Todos se quejaban de la cantidad de comida, pero todos comíamos todas las comidas.
Creo que la clave es no picar entre horas, pues las establecidas ya eran más que suficientes, tres platos y postre en cada una.
Ya os contare más cosas estos días, cuando arregle las fotos, que tengo más de 500.

3 comentarios sobre “La prueba de la balanza – Crónica de un crucero – parte I

Deja un comentario