Amor y odio

Me gusta ver desfiles y mientras escribo esto lo estoy viendo. Fiesta Nacional en España. En América se festeja el día de la Hispanidad. Cuando yo era pequeña le llamaban el día del descubrimiento de América.
En fin, todo cambia, la terminología para evitar susceptibilidades también. Menos mal.
Yo tengo un sentimiento de amor y odio con los militares, sean de aviación, ejército o marina.
Solo con decir, crecí en Argentina, ya se entiende por que.
Pero todos estos años viviendo en España, ya me siento mitad española. Es más, tome la decisión un día en hacerme española, cosa que soy hace más de 10 años. Como le digo a la gente, que me hablan del sentido de ser español, de la unidad de España y esas cosas que están tan de moda estos días con el Estatuó Catalán: “Yo soy española por decisión personal, no por nacimiento. ¿Quien es más español? Él que lo elige y el que lo hereda”
Tonterías a parte, porque lo antes dicho es una tontería, pero la gente sin argumentos sólidos sobre el tema, se me queda mirándome sin saber que decirme y se acaba la discusión, lo de este post era mi amor y odio hacia todo lo de uniforme.
Tengo antepasados militares en la familia, es más alguno fue hasta capitán de la fragata Sarmiento a finales del siglo 19, antiguo buque escuela de la marina Argentina. Ahora es la fragata Libertad.
Crecí entre militares en Argentina, en una época turbulenta y que por mi parte he dado vuelta página y es un tema que no hablo más.
Pero tengo amigos militares, gente que ahora se dedica a tareas humanitarias en el extranjero. No solo aquí en España, sino en Argentina también. Los argentinos están en Haití en este momento, que más se puede decir sobre lo que hacen.
Creo que todos los países deben tener militares. Y eso que estoy en contra de cualquier tipo de violencia. Y que decir de guerras preventivas como la última conocida por todos.
Lo de las tareas humanitarias es encomiable. A veces mediar en un conflicto, o ayudar a la población desamparada por sus gobiernos por luchas eternas por el poder y el dinero, es admirable.
Se que los cascos azules, como se llaman ahora los que van en tarea humanitaria esta algo deslucida por ej en África con los temas de violaciones y abusos a la población. Pero no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. En otros muchos lugares están haciendo un trabajo fantástico.
Desde pequeña me ha gustado ver los desfiles. Mi padre nos llevaba a mí y mi hermano, el pequeño, a verlos.
Me encantan los uniformes de época.  Llevo varios años viendo el desfile de hoy por televisión. Ya termina, me lo he pasado bien como siempre.
No se muy bien porque son tan sexies lo tíos en uniforme, pero conozco varias amigas que han comentado que tienen fantasías con uniformados. Menos mal que no es mi caso, a mi solo me gusta verlos por la tele.
Lo dicho, amor y odio es la relación que tenemos, nada más.

3 comentarios en «Amor y odio»

  1. A mi los militares sólo me gustan para fantasías eróticas…

    Me parece absurdo que siga existiendo un ejército para estar preparados para las guerras (Que acabarán con la pulsación de un botón).

    Lo del desfile de hoy, otra chorrada más. Nos costará una pasta que ni te cuento.

    Lo de ser Español o no da igual. Prefiero llamarnos ciudadanos del mundo, porque lo otro es una cuestión de azar.

    Animo con el mono tabaquil!

  2. No me gusta la disciplina militar, no me gustan los militares. No me gusta lo que un militar representa.
    Puede parecer que es símbolo para mantener la paz y la armonía de los paises, pero al final siempre es todo lo contrario.
    Para mi, una cosa es una misión humanitaria y otra cosa es el elército. La formación debe ser absolutamente diferente para cada caso. Tienen que aprender otros valores, no sólo humanitarios. La disciplina está bien en los casos extremos, es imprescindible, pero, ¿a costa de la libertad de decisión una persona?
    Ahora mismo, en España, no hay vocación militar. Los que están en el ejercito son, en la mayoría de los casos, gente que no tiene otra salida profesional, y de esta forma se asegura un sueldo fijo. Este perfil no puede actuar como “acción humanitaria”, con vocación.
    Lo que realmente no soporto es la rígida disciplina militar. Me parece humillante hacia la persona y su inteligencia.
    En realidad los desfiles y estas cosas me parecen un tanto absurdas.

    besos wapetona!
    ayer te estuve buscando en el Delic… 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *