Fragmentos y pensamientos derivados

“La mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo más elementales: como ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que le importaba, sino volar. Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar.
Este modo de pensar, descubrió, no es la manera con que uno se hace popular entre los demás pájaros”

“Juan Salvador Gaviota pasó el resto de sus días solo, pero voló mucho más allá de los Lejanos Acantilados. Su único pesar no era su soledad, sino que las otras gaviotas se negasen a creer en la gloria que les esperaba al volar; que se negasen a abrir sus ojos y a ver. Aprendía más cada día.”

“Durante los proximos días vió Juan que había aquí tanto que aprender sobre el vuelo como en la vida que había dejado. Pero con una diferencia. Aqui había gaviotas que pensaban como él. Ya que para cada una de ellas lo más importante de sus vidas era alcanzar y palpar la perfección de lo que más amaban hacer: volar. Eran pájaros magníficos, todos ellos, y pasaban hora tras hora cada día ejercitándose en volar, ensayando aeronáutica avanzada.”

“La mayoría de nosotros progresamos con mucha lentitud. Pasamos de un mundo a otro casi exactamente igual, olvidando en seguida de donde habíamos venido, sin preocuparnos hacia donde íbamos, viviendo solo el momento presente. ¿Tienes idea de cuántas vidas debimos cruzar antes de que lográramos la primera idea de que hay mas en la vida que comer, luchar. o alcanzar poder en la Bandada?”
(extractos de Juan Sebastian Gaviota de Richard Basch)

pd: porque mierda no soy una gaviota?
me sería más fácil
(fdo. Lukre)

Este año no toca

Una de las cosas que tiene ser autónomo es que la fiesta de fin de año eres tu mismo.
En realidad las fiestas de empresas nunca me han gustado mucho. Puede que tenga que ver con que éramos muy pocos o al revés.
Cuando son pocos, te vas a comer cuando quieras, y cuando son muchos a la mitad no les conoces.
En la última empresa que trabaje como fija, la mitad de la gente no la conocías o solo de vista. Y note que usaban la fiesta para dejar salir el rencor contra su jefe o la mala leche. Empezaban una batalla de tirarse cosas al final, que nunca he entendido que diversión es eso. Cuando esto empezaba yo me levantaba y me iba. Como no me unía al circo, después decían que era una amargada.
Pues puede que lo sea, pero este tipo de cosas nunca me han gustado y nunca me parecerán divertidas. La primera vez que me levante y me fui fuera del salón donde estábamos lo hice sola, aunque me siguió alguna de las chicas de la empresa, y nos tomamos una copa charlando animadamente pero fuera del mogollón.
El segundo año, se vino un montón de gente conmigo, sobre todo los jefes a tomar esa en tranquilidad, mientras los energúmenos se divertían tirándose cosas. Y para colmo me contaban una vez que se tiraron una tarta.
En fin. El año pasado ya no estuve con ellos, el jefazo me llamo para invitarme pero la decline por problemas de agenda (jo que importante me quedo esto). En realidad no me apetecía ir, para volver a pasar por lo mismo.
En contrapartida, me han invitado proveedores míos con los que tengo más afinidad, a su fiesta de empresas con las familias. En realidad son almuerzos al medio día. Y en estas si me lo he pasado bien. Le veo más sentido, el personal y sus familias o mejor dicho sus parejas. No se, me parece como más cercano.
Este año, para no variar, se presenta raro. Me han invitado a dos el mismo día y a la misma hora, y como se conocen tuve que decir que estaba fuera de Madrid, no vayan a pensar que prefiero a uno y no al otro, me llevo muy bien con las dos empresas y se que me han invitado porque quieren que yo esté.
Así que este año no hay fiesta de empresa. Y como yo soy mi propia empresa, me iré por ahí a cenar con alguien que me apetezca para festejar el fin de año y tema zanjado.