El mismo mensaje un año después

Hace un año que escribí un post sobre el mundo necesita un abrazo
Ayer veía la campaña de Coca Cola sobre los abrazos, y veo que me han copiado. Bueno vale, se les ha ocurrido. Aquí el video de la campaña…El abrazo es algo que se ha perdido la costumbre de efectuar, aunque últimamente veo que la gente ya no le tiene tanto miedo, y se lo dan con dos besos. Lo he notado este año en muchas ocasiones, y como soy una persona observadora, me ha saltado el resorte pensando, ala se han abrazado.
Así que aun no estamos perdidos del todo.
Hoy más que nunca los países asiáticos necesitan un abrazo, aunque sea virtual, aunque sea espiritual, aunque sea solo por pensarlo.
Perder en media hora casi 300 mil personas de golpe, es muy fuerte.
Aun recuerdo las imágenes como si hubiera sido ayer. La región de Banda Ache en Indonecia, ha perdido el 90% de la población, como se diría, de un plumazo.
Los que han quedado, siguen luchando por sobrevivir y volver a empezar. Porque eso si que es volver a empezar.
Que su ejemplo nos sirva a los demás, de todo se sale, de lo único que no es de morir, y eso es lo único que no hace distinción de donde, como o que eres.
A ellos mi recuerdo, aunque formarán parte de mi vida siempre, imágenes así no se borran nunca, bueno en mi nunca seguro, me conozco. Cada 26 de diciembre me acordaré.

Dangerously sexi

Así me siento, en mi primer aniversario, “peligrosamente sexi” por eso cuando
vi la planilla con la imagen de Gilda, dije esta es para mi.
Este año pasado ha sido intenso, este blog me ha servido para plasmar lo bueno y lo malo. Alguien me dijo, “creo que te refugias en el blog”. Me he quedado pensando, y quizás tenga razón.
Porque el blog para mi es como si fuera mi cabeza. Me encanta escribirlo, es como si me faltara algo el día que no lo hago, como si me faltara la cabeza.
Empecé a escribirlo sin ningún motivo en especial. Pero con el pasar del tiempo me he dado cuenta que de todas las herramientas que he aprendido de Internet, esta es la que más me gusta.
La que tiene más posibilidades, la más rica, desde mi punto de vista.
Pero no es solamente lo que escribo en el blog, que me sirve a mí, es la gente que lo lee y me comenta cosas.
Con lo que cada cosa que escribo se ve enriquecida por el comentario de los que lo leen habitualmente o los esporádicos.
Si el blog es mi cabeza, los comentarios son mi pepito grillo. Los que me hacen pensar, los que me hacen divagar. Así que gracias a todos mis pepitos grillos.
Que haría sin vosotros. Os podría nombrar, pero seguro se me quedaría alguno en el tintero, así que mejor así.
Daros todos por besados y abrazados. Tx.