¿Por qué eres mi amiga?

“Esta para mi es la pregunta del millón. Sinceramente no se porque eres amiga de una persona a la cual vives criticando en público.
Que te ríes con los demás, de cosas que me pasan a mi o a mis otros amigos.
Si me pasa algo en mi vida, no quieres hablar de ello porque dices que siempre es lo mismo. Pero cuando es algo que te pasa a ti, hay que consolarte, acompañarte y pides consejo. Si me pides consejo a mi, a la que día a día demuestras que no soportas.
Si pasas de mi, porque sigues diciendo que eres mi amiga?
Evidentemente mi primera apreciación, es darme cuenta que tu propia incapacidad para ser feliz con tu vida, la quieres reflejar en la vida de los demás. No se porque no me dejas tranquila.
¿Tanto te molesta que yo sea feliz a mi manera? “

Esto es algo que llevo toda la semana pensando, de una persona que dice que es “mi amiga”.
Pero sinceramente creo que no seria amiga ni de ella misma, porque se quiere tan poco que ni ella misma se soporta.
Alguien alguna vez me dijo “fulana es amiga solo de ruido”. Pues si, mete ruido en su vida para no escuchar en el silencio que está inmersa.
Y le jode que otra gente a su alrededor tenga algo más que silencio.
Quizás no le tendría que preguntar yo ¿Por qué sigues siendo amiga mía? Sino preguntarme a mi misma ¿Por qué soy amiga tuya? Esa es la verdadera cuestión.

5 comentarios en «¿Por qué eres mi amiga?»

  1. La pregunta, por supuesto, es por qué sigues siendo tú amiga suya.

    Lo de tu “amiga” es muy común: mucha gente necesita a alguien a quien tratar mal (o a quien despreciar íntimamente, sin que sea necesario hacerlo público, aunque a veces llegue a notarse) para sentirse superior.

  2. Has dado en el clavo, preguntate porque la consideras tu amiga.
    Que me vas a contar a mi de esas historias de amistad….
    Busca los buenos amigos, y deja los lastres. Ella es su propio problema, que no te lo traslade a ti.

    Para quedarte tranquila, te recomiendo que no te calles, que le digas lo que piensas, te sentirás mejor, y te enfrentarás a ella, asi no tendrás “remordimientos” si vuelve a por ayuda y no se lo das…

    suerte….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *