Daños colaterales

Hoy hace exactamente, a ver que me fijo…mmm. 65 días que he dejado de fumar. Ya no toso, me siento muchísimo mejor, y he recuperado el olfato.
Bueno, he engordado unos kilillos, tres para ser más precisos, pero he aprovechado y me he puesto a dieta. Al final le hice caso a la médica que el año pasado me mando una lista de cosas que puedo comer y que no, después de un susto que tuve puntual por suerte, y que por supuesto no le he hecho ni caso. Así que, ante el efecto colateral de engordar por el dejar de fumar, he puesto solución. Y he matado dos pájaros de un tiro, uno bajar esos kilos y otros que ya tenía instalados, y hacerle caso a la médica que me toca ir a verla de nuevo el mes que viene y me va a matar.

Pero un daño colateral que no puedo ponerle remedio es… haber recuperado el olfato. Pues ahora huelo, lo bueno y lo malo. Y he descubierto que soy una tiquismiquis con este tema.
Que me encanta más oler Chanel cerca mió, que el olor a pedos del vagón del metro ayer. Joder, que mal lo pase.
El gil del trabajo que hable el viernes, también huele fatal.
No se que voy a hacer con este tema, porque es algo que no soporto. Ayer fue el día de los malos olores, porque a parte del vagón del metro, lleno de gente y de pedos de alguien. A la mañana en el autobús, porque yo soy tan complicada que voy al curro a la mañana en autobús y vuelvo en metro. Se sentó delante mío un ancianito que no debía bañarse desde hace por lo menos dos meses. No era que oliera a transpiración, pues no, olía a mugre. Yo me subí el cuello del jersey e intente pasar, no me iba a bajar, obvio. Pero lo del metro ayer, fue muy fuerte.

El domingo fui al rastro, y conseguí las pastillas para quemar incienso que me traje de Egipto, voy a empezar a liquidar a todo el mundo con esto. Aunque sea en el trabajo olerá bien. Y en el transporte público pues haré lo que pueda y seguiré pensando que hacer con mi vida.

Pd1: Hoy me he cruzado con un chaval trajeado y que olía, mmm. Así me gustan los hombres cuando huelen. Sino fuera porque no superaba los 30, le hubiera dicho algún piropo.
Pero aun no tengo alma de infanticida.

Pd2: Conste, que se puede fumar junto a mí y no me molesta ni dan ganas.

Pd3: lo de la gráfica de ayer, se repetirá pues tengo necesidad imperiosa de experimentar otros tipos de mensajes. Estoy en una faz muy creativa conste.

Pd4: hoy me voy a cortar el pelo, agarrensen porque el resultado puede ser impredecible.

11 comentarios en «Daños colaterales»

  1. Pues pon una foto entera, que te veamos de una vez, joer… con pelo o sin pelo …pero entera.
    En Japon te cortan el pelo de arriba y el de abajo te lo hacen gratis…je..je..je… Muchas lo llevan ten~ido, con forma de corazon etc…
    Un besote, en el cogote.

  2. yo dejé de fumar por 3 años… aprox. Luego lo agarré nuevamente, y fumé por tres años más. En mi último intento de dejar de fumar, estuve dos o tres meses sin fumar. Un atado me duraba dos o tres días. Hoy sigo fumando, y lo peor es que me fumo un atado y medio por día. Es un carma. Pero como siempre dije: Dejar de fumar está en uno mismo, no en los demás.
    Un beso Lukre, leí tu descripción… verdaderamente fascinante. Lástima que Madrid está tan lejos…
    Un beso.
    pd_: espero me visites, ya que te gustan las poesías…

  3. Otra cosa:
    en tu descripción marcaste estos puntos:

    74-He hecho mis pinitos escribiendo poesía. Las ha leído muy poca gente.
    R: Me encantaría leerlas. Amo la poesía.
    63-Me gusta la fotografía. Sobre todo fotografiar puertas.
    R: A mi también me encantan las puertas fotografiadas.

    R general: Mi correo es existir_todavia@hotmail.com Cuando gustes, me envías las poesías y las fotos por mail, y si me querés agregar para chatear por msn, todo bien.
    Otro beso para vos.

  4. la única manera de combatir los olores “desagradables” es acostumbrarse a ellos, la prueba es que las ciudades huelen mal y sólo nos percatamos cuando regresamos a ellas depués de una estancia en la montaña. se que soy bruto, pero ¿no es más “natural” el olor a pies que el olor de los gases de escape de un coche?. al final a fuerza de querer eliminar algunos olores, se nos terminan haciendo insoportables. dicho esto, joder, a mi hay algunos que también se me atragantan.

    besos,

  5. Te doy toda la razón respecto a los olores, y lo siento por quien dice lo contrario, pero a un olor de “pacuso”, sólo se adatará quien lo lleva y por eso no se duchan, para conservar la esencia.

    Si quieren, me llaman bruta, pero a veces pienso que a la par de los productos light, se debería hacer una campaña pro ducha (al menos diaria) y el uso de los respectivos desodorante, porque hay una gente tan mona y huelen, que da nauseas.

    Besitos

  6. Eso dicen que cuando uno deja de fumar recupera sobre todo el olfato y el sabor!!!
    Los olores… creo que es cuestión de acostumbrarse. Es como cuando vas a una granja, al principio huele muy mal pero al rato ya no te parece tan exagerado XD

  7. Te entiendo perfectamente sobre cómo te sientes frente a los olores. Siempre he olido ‘demasiado’ y cuando hueles bien es genial, pero cuando hueles mal es para salir corriendo. Yo tengo un truco y es echarme colonia por dentro de la camisa (camiseta) que lleve y si necesito huir del olor, escondo la nariz ahí dentro. Y como dice Elvira, debería haber una campaña ‘pro-ducha’ y es que hay cada guarro/a en el mundo….

  8. No sabía que la gente aprovechara el viaje en metro para tirarse pedos. Claro, como aquí no tenemos, la gente se tiene que contentar con hacerlo en los ascensores. Pues me parece muy interesante, bajar a los intestinos de una ciudad para aliviarse los gases. Y luego uno sale a la superficie contento, descansado y pensando… ¡ahí queda eso!

  9. te veo armada de un bote de colonia, echándosela a todos esos terroristas del olfato!!!
    y pedir al ministerio de sanidad que cofinancien perfumes??
    (yo estoy volviendo a fumar, cagüen!!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *