Vale, vale, ya se me paso

Vale, vale ya se me pasó el cabreo. Al mediodía tuvimos un cóctel – reunión de trabajo, uno para agradecernos el esfuerzo esta semana, otro para hablar del trabajo a futuro, y me he despachado.

Yo no tengo que perder nada, soy lo que se llama un perro viejo, ya me da lo mismo la competencia laboral por ser jefe, ya me da lo mismo el prosperar laboralmente en un sitio. Lo único que quiero es estar tranquila, hacer un trabajo que me guste y en paz. Este trabajo me gusta.

En principio estoy solo por 3 meses, pero puede que me quede más pues tengo que reconocer, que el lugar me encanta, la gente es majísima y los temas a futuro que vienen son súper interesantes. Me llevo bien con los dueños del estudio laboralmente hablando, y tengo bastante independencia. Sigo con mis clases de pilates dos veces por semana, así que tres días voy en horario semi normal, (nunca llego antes de las 9,3) y dos voy a las 12. Ahora tampoco trabajaremos los viernes tardes, como yo propuse. Estoy muy tranquila aquí. Que más puedo pedir?

Cuando termine el plazo de los 3 meses que es lo que iba a estar, tendré que hablar de dinero, porque habrá que renegociar, pero eso es otro tema, que ya me preocuparé cuando llegue.

El tema de hoy, es básico. Primero me tuve que ganar a uno que me vio firme candidatas a competir con él que quiere ascender a socio. Me ha costado demostrarle que me da exactamente lo mismo si es jefe como si es el dios del estudio. Ahora parece que lo entendió porque estamos en paz, y nos reímos mucho. Quizás se dio cuenta que a tu “enemigo” mejor tenerlo cerca y de amigo. Porque es verdad que soy su “enemigo potencial en la pelea” no porque yo quiera ser socio, sino porque para que el ascienda nadie le tiene que hacer sombra, y yo se la hago. Las cosas como son. No vaya a ser cosa que me lo ofrezcan a mí. Reconozco que el chaval se lo curra y es bueno en lo que hace, quizas se merezca ser socio o algo parecido. Ya se verá.

Luego hay uno que organiza el cotarro, o eso es lo que el piensa, que es el que hable hoy. Que me saca de los nervios de lo inútil que es. No es mala persona ojo, pero le viene grande. Hoy he perdido toda la mañana porque la información que me dio estaba mal, y estuve trabajando sobre una versión del proyecto mala. Toda la mañana, y la entrega es el martes. Para matarlo.
Tuvo que venir uno de los socios y darme la versión buena de las tipologías porque es tan inútil que ni sabia donde estaban. Claro esto sucedió a las 13,30 antes del cóctel, así que hasta el lunes nada. Ya me puedo apurar el lunes de llegar para poder resolver un montón de cosas que tengo que resolver sobre ese trabajo para mostrárselo al cliente.

Y en el cóctel me despache. Cuando el manda más de todo quisqui, pregunto que pensábamos, primero hablo el “candidato a socio” y silencio. Para no variar, luego di mi opinión yo, y ya no paramos de hablar los tres socios y yo. Por supuesto puse como ejemplo lo de hoy a la mañana, y el tío no sabia que decir, es más se quedo cayadito. No fui muy cruel, pero fui firme. Cuando me iba, el manda más se acerca y me dice “Lukre a ver si el lunes hablamos que quiero tu opinión en un tema”. No coment’s.

2 comentarios en «Vale, vale, ya se me paso»

  1. a lo mejor es bueno en distinguir gente que dice lo que piensa
    porque para que te digan lo que quieres oír mejor no pierdes el tiempo
    nunca se sabe

  2. Me gusta lo que dice Epoptek, y es que es mejor oir verdades a que te ‘regalen el oido’….y a lo mejor el ‘súperjefazo’ quiere una opinión sincera de una persona a quien valora laboralmente. ¡Ya nos contarás!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *