Cuidado, que el tren va para allá

Esa expresión, “me siento como si me hubiera pasado un tren por encima”, es lo que define mi día de hoy.
Es increíble como después de 15 años de vivir fuera de mi casa, de intentar salir adelante luchando y peleando, de ver como se iban de mi lado los que más quería y de los cuales no me pude despedir por la distancia, de sentir como el tiempo pasaba y nos vamos poniendo viejos, aun así las cosas emocionales me siguen afectando y como.

Reconozco que con los años, estoy más sensible. Va, que uno se va ablandando de a poquito. Pero cada sacudon emocional negativo como el del sábado me deja fuera de juego y sin energía por varios días, buscando los porqués que se me han perdido vaya a saber donde.

Revuelvo el tiempo pasado buscándolos, pero me doy cuenta que no, que se esfumaron o se escondieron de mi.
Por suerte ya no me hecho la culpa, ni me siento víctima ni nada de eso. Simplemente no me gusta discutir con la gente cercana. Las discusiones sin sentido y en el tono que fue me afectan.

Cuando pase los 40 años, me propuse no echarle la culpa a los demás de mis problemas, no mezclarme en tertulias de me dijo, no me dijo o me dejo de decir, de intentar ver las cosas desde muchos puntos de vista, no solamente del mío, y sobre todo respetar a los demás sean como sean, sin juzgar. Yo no he tenido tanta suerte.

Lo he intentado, vaya si lo se. Pero como les jode a más de uno de los que se dicen “amigos” mi punto de vista de la vida. No pueden verme bien y relajada, que va. Joden para que me sienta como me siento hoy, hecha polvo. Lo que si es verdad, es que esto me puede durar un par de días, se que es físico más que nada, pues me he quedado vacía de buscar los porqués.
Pero cuando se me pase, yo seguiré con mis elecciones de vida, les guste o no les guste. Me ha costado mucho mi forma de vida para que alguien la juzgue o la quiera cambiar. Si cambio algo, será por decisión mía y de nadie más, o por la coyuntura pero por nada más.

Mucha gente y cosas he dejado en el pasado, una más no es problema. Pero para que les quede claro a los aludidos, nadie y digo nadie me conoce del todo, ni mi madre, solo yo. El que diga lo contrario se equivoca como la copa de un pino.

Yo soy como soy, o lo tomas o lo dejas, como las lentejas.

Y cuidado, porque el tren paso por aquí y ahora va para alla.

Pd. Me he ido a la peluquería a cortarme el pelo y no me ha gustado, puede que cuando salga de aquí, me vaya a otra a cortarme el pelo cortito, cortito como en las mejores épocas.
El pelo es como la vida, sigue su curso. Menos mal.

11 comentarios en «Cuidado, que el tren va para allá»

  1. Mira, ni siquiera uno mismo se conoce, así que quien diga que conoce a alguien se engaña a si mismo o es un auténtico necio.
    De cualquier forma, insisto en lo de esta mañana, me puedes localizar cuando quieras, y lo sabes. Para charlar, para una brizna fresca y nueva. Al fin y al cabo, no te podré decepcionar diciendo que “te conozco”, porque yo, si que no me atrevería ni a pensarlo ;-).

    Que no te remuevan ese pasado, ni ese dolor. Vuelve a la pelu, ponte guapa y quierete. Y ya sabes. Cuenta conmigo, si necesitas alguien al otro lado 🙂

  2. Me parece muy bien tu actitud, al que le gute bien y al que no, que le den!

    Sabes, en lo que he sido más reponsable en mi vida, es en el hecho de siempre cargar con mis culpas, sin embargo a lo 21 debí aprender a no dejar que nadie me endosara culpas ajenas.

    Un empujoncito par un cambio de look!

    Besos

  3. Nadie tiene ningún derecho a juzgar tu forma de vida ni tu manera de ser, voy a seguir leyendo a ver si me entero de que ha pasado. Besos guapa!!

  4. Llevo el pelo tan corto como puedo, lo que queda, claro. Y ni así me conozco.
    Sé cosas de mi vida, tengo recuerdos, pero no sé como soy, o por lo menos no siempre.
    Y hace mucho que no viajo en tren.
    ¿porqué en las peluquerías te hacen lo que quieren y además te cobran?
    ¿No existe ya la tecnología para escanearte la cara, cambiarte el peinado y decir “así te va a quedar”? Y si no queda así no se paga.

  5. Claro que nos conocemos, por supuesto, lo que pasa es que algunas o muchas veces no reaccionamos como de verdad somos y eso nos descontrola.

  6. Eh sancho (Lukre) dejad que los perros ladren, que es señal de que vamos andando…

    Ahora, como digo Yo; dejad a los !”#$$ en paz, que siquiera darles un segundo de pensamiento, es engrandecerlos.

    Saludos y mejor rapate, el calor viene fuerte.

    El Enigma
    Nox atra cava circumvolat umbra

  7. Ánimo y pasa de lo que digan los demás. Los que sólo saben criticar es que en el fondo son ”unos mierdas” que necesitan que los demás se sientan peor que ellos para poder creerse superiores.
    Tú vales mucho más y de fijo que con el pelo corto estás guapísima.
    Besos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *