Esperando el desenlace

Faltan pocos días o horas, para terminar una de las peores etapas de mi vida. Bueno no diré la peor, diré la más dura, donde ha habido de todo. He llegado a un acuerdo definitivo que concretaremos, espero que hoy.
Estoy con una sensación expectante, diría que con algo de temor porque las cosas no se terminen resolviendo. No es que el acuerdo sea fantástico, pero si puedo terminar con el tema mejor. Se diría comido por lo servido, o algo así, pero es mejor que nada.

Anoche pensaba, y aunque vuelva a hablar de lo mismo, os aguantáis, ya sabéis mi actual lema “o lo tomas o lo dejas, pero es lo que hay”.
Pensaba la cantidad de temas que he cerrado. Temas que me han afectado mucho emocionalmente. Para una prueba un botón, llevo dos semanas sin hablar con mi madre. Me siento indefendida y dejada de la mano de Dios como se dice por ahí. Me ha costado mucho tomar estos meses las decisiones que he tomado. Sobre todo porque me ha demostrado, si aun lo dudaba, que uno en este mundo esta solo siempre. Que cuando tiene que afrontar algo importante en su vida, la decisión la hará en soledad. Es más, todas las decisiones importantes las he tomado en soledad. Porque las que he compartido o meditado en grupo, o se han jodido o no les he hecho ni puto caso.

Me he dado cuenta que he formado una piña a mi alrededor, pero dentro de ella solo estoy yo y “mis chicos de 4 patas”. Ellos porque apoyan sin saber que apoyan, por eso son perros.
Ayer me llamo una amiga, de esa que uno no duda que a uno le quieran pero que no llama nunca, siempre llamo yo. Y me di cuenta, que en parte me molestaba que ella me llamara, yo no sabia que decir. Creo que he tomado distancia de la gente.
Es como si me hubiera distanciado de lo social, para poder juntar fuerzas y afrontar lo que tenia que afrontar. He sido yo, no los demás. Independientemente de las boludces mentales de más de uno de los que me rodeaban o rodean.

Soy yo la que se siente como se siente. Necesito terminar con lo que arrastro. Dar carpetazo y terminar de empezar de nuevo.
En mi vida he empezado varias veces de nuevo. Cuando me fui a vivir sola la primera vez, cuando me cambie de país, y posiblemente esta etapa que ha durado 15 años ya esta bien.

(pausa)

Me he quedado mirando la pantalla y me han venido a la cabeza personas, hechos sentimientos, que he pasado estos años, de las perdidas emocionales fuertes, del tiempo perdido, de lo que he dejado pasar, de las boludeces interminables que he visto, hecho o sentido.

Pero eso es motivo de otro post…

Te extraño joder…

4 comentarios en «Esperando el desenlace»

  1. Cada uno con su cadaunada…lo del convenio, el consejo y el cónclave son para otras cosas, para las propias, como unO, nAdA 🙂 Solo cuando las decisiones son propias asume uno cualquier consecuencia, y ni siquiera es para tanto 🙂 Besotes

  2. Tienes toda la razón cuando dices que las decisiones importantes las debe tomar uno en soledad, o como se dice también “hablarlo con la almohada” El caso es que pese a que la soledad es algo desagradable cuando se abusa de ella, también es una buena amiga que nos ayuda a recordar a los nuestros o pensar soluciones con las que no damos cuando hay demasiado jaleo alrededor.

  3. La vida, por norma general, nos da la espalda un buen día, nos abofetea por todos los lados y acaba por hacer que endurezcamos a la par que nos convertimos en personas más agrias que dulces…
    También decirte lukre, que otro buen día, sin esperarlo, sin desearlo y sin ansiar nada de nadie, esa vida cambia y otro vez, el mundo parece que nos sonría con cada nuevo día que despierta…(hoy me pillas mística).
    Besos y si en mis manos hay algo en lo que pueda ayudar…ya sabes…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *