Maldición gitana

Se ha cerrado la etapa. Prueba superada, raspando, pero superada.

Mi última frase fue… “cuida a tus niños”. No me pregunten porque dije eso. Fue como algo premonitorio.
Después lo pensaba, y sinceramente creo que les he echado una maldición gitana sin darme cuenta. Espero no enterarme nunca que a esas dos criaturas les ha pasado algo, porque una cosa es que sus padre sean unos gilipollas, y otra son los niños que no tienen la culpa de los padres que les ha tocado.

Pues mi padre decía que yo era medio “bruja”, si les tire una maldición fue inconcientemente, pos QUE SE JODAN, COMO ME HAN JODIDO A MI. Bastante paciencia les he tenido.

Pero en fin, ya se acabo. No quiero que se acuerden más de mí, ni nada. Es más, yo personalmente he borrado sus teléfonos, direcciones, etc.
Como se dice en mi pueblo “que Dios les ayude” porque lo que soy yo, para ellos estoy missing desde este instante y de por vida.

A otro tema.

Prometo a mis lectores habituales del blog, no volver a hablar más de este tema.
Para mi es un tema terminado y cerrado.

Menudas vacaciones me voy a poner en el cuerpo. Las necesito.

3 comentarios en «Maldición gitana»

  1. algunas veces las palabras tienen tanta fuerza y energía que se clavan en los que se las dirigiste, ¿¿¿verdad brujita???
    Me alegro muchísimo de que todo haya terminado para ti :-).

    besos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *