¿De Tatuajes va la cosa? Pues va a ser que no

Hoy iba a hablar de algo que estoy notando este verano. La cantidad de gente joven que ha aparecido con tatuajes este año. Pero no hablo del típico pequeño, que va. En los brazos desde el cuello y todo lleno, las piernas igual. Chicas y chicos por igual.
Pido que os fijéis en la calle, o es que en mi barrio están todos los modernos?

Pues no, no voy a hablar de eso hoy. Hoy hablaré de la gente que se siente inferior a los que están en frente y salen por donde salen.
Yo soy una convencida que la gente es igual tengan el trabajo que tenga, tengan la educación superior o no, formación o la mierda que sea. Y una cosa que no se me puede achacar para nada es que sea una clasista por llamarlo de alguna manera. Yo trato a todos por igual. Decía un amigo mió que yo tenia una capacidad impresionante para adecuarme a cualquier situación social, que él no podía.

Yo hace mucho tiempo he reconocido a mi misma que con determinadas personas era algo déspota en determinadas situaciones. Esto es algo que llevan innato los que las cosas les resultan más fáciles que a la media. Esto es un rasgo que llevo años controlando y corrigiendo, y si me paso por esto, se pedir perdón porque me doy cuenta en seguida. No todos pueden hacer lo mismo de la misma manera que tu. Algunos porque no quieren y otros porque no pueden.
¿A que viene esto?

Que hoy he mandado a la mierda a la secretaria del estudio. Me he dado la vuelta, he cogido las cosas, y la he dejado hablando.
Solo le he dicho “estas meando fuera del tarro”.
Todo esto viene porque, me tiene harta. Que tía insufrible, es lo que se llama follonera, de un grano de arena hace un desierto. En vez de ser resolutiva y solucionar los problemas sola, viene a contarme el tema como exagerando, y al final se los resuelvo yo. Va, que se ahoga en un vaso de agua, y uno la tiene que sacar del pelo.
Cuento la situación:
Aparece un problema de plazos con un cliente que necesita presentar una documentación, me cuenta a mi la película con mucho teatro, que ha ella no le habían dejado nada (obvio porque ha estado mas de dos semanas de vacaciones, porque se caso), que el jefe se había ido de vacaciones, que el pobre cliente, que la madre que la parió. Etc, etc.
Yo la miro, y solo le digo, pues llama al jefe y resuélvelo. Me mira como diciendo, como no se me ocurrió.
Le llama, me pasa la llamada a mí luego por otro tema. Me pide que luego le vuelva a pasar. En ese ínterin la llamada se corta. Le digo desde mi sitio “espera le llamo yo que me quedo algo por decirle”.
Obvio que levanto la voz, porque estoy a 10 mts, de ella, y la puerta de fuera esta abierta y el ruido es infernal.
Va y murmura, “joder tía que carácter que tenes” y hace la llamada pasando de lo que yo le dije. El del otro lado antes de hablar con ella, le dice que me pase a mí. (lo que yo le dije antes, pero en fin).
Cuando todo termina, me acerco, y le digo, “lo del carácter está de más”. Y la tía explota, me empieza a decir que no va a permitir que porque yo tenga estudios le falte el respeto, que pitos y flautas. Todo porque le grite desde mi sitio que yo hacia la llamada.
No le contesté. Solo mi frase, “estas meando fuera del tarro”. Me fui.

En fin. (Suspiro)

Pues que resuelva sus problemas solita. Desde mañana ajo y agua. No sabe con quien se ha metido.
Hayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy joder, porque la gente es tan inseguao, joderrrrrrrrrrrr.

pd: como dice la Ceci,
ommmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
ommmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
ommmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm