“Juliando como Agostiando”

El otro día una vecina me dijo cuando le contesté que me iba de vacaciones en septiembre, “claro tu eres de septiembre”.
Y es verdad, llevo años quedándome en agosto en Madrid. Lo que ella no sabe es que el motivo es mi perro.
En agosto la persona que durante todo el año me lo podía cuidar si yo me iba, se iba de vacaciones.
Por eso, he cogido la costumbre de irme de vacaciones en septiembre.
Ayer ya note que agosto llego a Madrid, aunque aun no terminó Julio.
Las calles semi vacías, mucho calor, las tiendas un placer para salir a consumir.

Ayer no paré en todo el día. Me desperté como siempre temprano. Una que no usa despertador, tiene el inconveniente de que también sábados y domingos se despierta temprano. Luego de cumplir con las obligaciones diarias, salir con los perritos, comprar el periódico y el pan.
Me llamo mi amiga E, que estaba en el barrio si quería tomar un café. Me baje y desayuné con ella y su marido. Luego me fui a la Fnac a buscar las entradas del concierto de Bruce que iré en octubre y que con 45 min. de teléfono conseguí comprar.

Cuando ya me venia a casa, me paré en un escaparate y no me pude contener. Me dedique a marujear. Me compre unas sandalias “divinas de la muerte”.


Me pase por el C. Ingles, me queda de camino, y como habían bajado otro 20% la ropa interior, me aprovisione pues el otro día se me ocurrió meter una camisa negra nueva a la lavadora con la ropa interior blanca. Ya se pueden imaginar como me quedo toda azulada.
Dos chuminadas más y me vine a casa. Me encanta “marujear” los sábados a la mañana.

Me llamó mi amigo R, el adoptado. Ahora se muda a la Alameda y en la urbanización tiene una piscina impresionante, llena de árboles y césped. Me dijo de ir, y al final accedí.
Nos pasamos una tarde fantástica en la piscina. Charlando en el agua. Él se ocupo de fabricar un par de sándwiches para almorzar.
Hacia mucho que un tío no se ocupaba de esos menesteres conmigo.
Me volví a eso de las 7, y tardé 12 min. por reloj en volver. No había nada de tráfico.

Madrid en agosto se está de muerte. Sin tráfico, con sitio en los lugares si están abiertos eso si, no cobran parquing en la calle, podes ir a todos lados con el coche, sitio en los cines, y sobre todo sin gente. Mi único problema de agosto es las fiestas de la virgen de la Paloma, pero eso es para otro post, aun faltan 15 días.

Un comentario en «“Juliando como Agostiando”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: