Estoy de lunes (suspiro)

Es increíble el efecto que hacen en mí los domingos a la tarde. Aunque me propongo que no lo hagan, caigo en un sopor e incomunicación impuesta que a veces me asusta. Porque me convierto inconcientemente en una sombra de lo que soy.
Le había prometido a mi madre volverla a llamar ayer. Sinceramente no tenia ganas de hablar con nadie.
Al final me llamo ella preocupada a la noche. Tuve que encender el ordenador que había apagado al medio día para hablar con ella. Por supuesto, hablo ella más que yo. Al final y se caia de maduro que yo estaba en otro mundo, y tuve que reconocer que no me sentía bien. Mentira piadosa posiblemente para justificar mi introspección. Aunque ya la deje preocupada, porque como me machaca tanto que no me cuido y siempre estoy con gripe, con bronquitis o constipada todo el invierno como los niños de parvulario, todo hay que decirlo. En parte tiene razón, en lo que no me cuido, por eso machaca.
Cuando se fue, me hizo prometerle que iba a seguir con el zumo diario de naranja y juro que lo cumplo. Aunque lo mezclo con pomelos rosas que están fantásticos. Siempre me ha gustado más el pomelo rosa que la naranja. Esta época es la mejor para tomarlos en zumo. (Suspiro; en fin)

A lo que iba.

No se porque los domingos tardes hacen ese efecto en mi. Efecto que se traslada a los lunes. Ya los martes se me pasa y estoy en ritmo.
Hasta me he dado cuenta que este finde no llame a mi niña a Los Ángeles. Mal asunto. Pero he sido conciente que no lo hacia, no tenia ganas de hablar con nadie.
Hoy me siento como cansada, como dicen aquí “me pasó un tren por encima y no me di cuenta”.
Ayer me fui con “los chicos” a la plaza a que corrieran un rato. Me encontré con E, una señora que yo digo que me tiene “adoptada”. Cuando no me ve o no sabe nada de mí más de tres días me llama por fono a ver como estoy. Con mi madre real se han hecho amigas, y cuando estuvieron aquí salieron juntas un montón de veces. Pues ni con ella tenia ganas de hablar.
Creo que si tuviera que joder una situación, lo haría un domingo por la tarde, porque lo achacaría a inestabilidad emocional temporal.
Como se dice en mi pueblo…”soy carne de diván.”

2 comentarios en «Estoy de lunes (suspiro)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: