Defender lo indefendible

Lo decía el otro día, la sensación de frustración que a uno le queda cuando en su foro interno sabe que las cosas son de una manera y no como los otros te recriminan.
Esta sensación es enfermante.

Ahora resulta que una cosa que yo defendía como cierta, no lo era. No solo eso, sino que el que tenia que solucionarlo lo hizo bien para mi, no se muy bien porque, y no para el resto.
Quedando yo como se dice en mi pueblo “con el culo al aire”. Como si yo verdaderamente fuera la mala de las malas, que ando de negociados con todo el mundo y jodiendo al prójimo en beneficio propio.

Ay Diosito que difícil es todo.

Me gustaría enterarme porque lo solucionó para mí y no para el resto, como dicen cosa que no lo tengo tan claro. Estoy intentando averiguarlo, hable con el jefe y él tampoco sabe nada y le suena muy raro todo.
Pero estos efectos colaterales no los puedo dominar y los llevo muy mal. No es solo frustración, es pensar que hay algo que no funciona en toda esta situación.
Donde el mal prevalece sobre el bien. Los buenos sentimientos, las cosas positivas, la cooperación, todo lo bueno que puedas meter en esta frase se ve enturbiado por la maldad, por la mezquindad, por lo más ruin que te puedas imaginar.
Va para traducirlo mejor y que quede claro:

“Para salir airoso en una situación en este momento:
Cuanto más hijo de puta seas, más lograras.
Cuanto más mientas, mas lograras.
Cuanto más jodas al prójimo, más lograras”

ipasa en la vida pública porque no va a pasar en la privada ein?

Pero es frustrante, desmoralizador y me termina de sacar las ganas de seguir que tengo. Por eso estoy yendo todos los días al gym, para machacar la frustración, pero ni con esas. Pero esto mejor para otro post.

Etiquetado:

Un comentario en «Defender lo indefendible»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: