Mi diario de agradecimientos

Esto es lo que le proponía el psicólogo Rojas Marcos, el que es psiquiatra de la ciudad de New York a una lectora de una revista que se quejaba y ojo al dato: “que sentía envidia de lo que otros lograban y ella luchaba y luchaba y nunca lograba nada.”
Bueno le decía más cosas, pero debo reconocer que sentía empatia con la señora en esta cuestión, no por la envidia porque creo que yo no la siento pues siempre me comparo conmigo misma, pero si siento frustración que me ocasiona evaluar lo que lucho y nunca saco nada en claro, de lo difícil y cuesta arriba que se me hace todo, de lo cansada que ya estoy de luchar sin sentido y sin metas. Del porque gasto tanta energía y no logro lo que quiero y otros con la mitad logran el doble. Por lo tanto preste mucha atención a este señor y su respuesta. He leído varios libros de él y me gustan muchos sus planteamientos.

A lo que iba.

Entre sus consejos “de salón” le proponía que agarrara lápiz y papel e hiciera un diario de agradecimientos. Pues si, que anotara todos los días a lo que se sintiera agradecida, a alguien , o a la suerte o a Dios, o a lo que sea que le haga agradecer.
Esto me hizo acordar que hace años, muchas veces pensé en la suerte que había tenido cuando me instalé en España y de cómo avance si me comparaba con mi amiga M que se vino a París un año antes que yo, y aun hoy vive en el mismo apartamento alquilado desde hace 17 años. Pero estas cosas no las veo cuando estoy como en estos tiempos. Así que me he puesto a hacer mi propio diario de agradecimientos, a saber:

Agradezco…
-a mi misma por no bajar la guardia ni aunque esté como estoy hartita, por seguir luchando aunque no tenga ganas.
-a la mierda de trabajo que tengo, que si bien no me aporta nada, pagará mi semanita en NY con mi nena en mayo, como pago el regalo de 80 cumpleaños de mi madre en Roma.
-a mi genética heredada de mis padres, que ocasiona que nadie me de la edad que en verdad tengo, y teniendo en cuenta lo mal que llevo este numero que me cayo encima se agradece.
-a poder seguir disfrutando de mis abonos de opera y la suerte que tuve, eso si con constancia, a conseguirlos y que este mes pase a unos amigos y han flipado de lo bien ubicados que estaban. Ya me han dicho que sino los quiero renovar ellos se los quedan. Aun no se que quiero hacer aun.
(Un apartado: para el que no lo sepa, me encanta la opera o la música clásica cantada menos la medieval. Es más mientras escribo esto estoy escuchando a Rigoletto y me transporta, me relaja, me sienta bien como dicen por ahí.)

En realidad, no es dar las gracias sino ver mi trayectoria estos años, y no hablo de dinero, hablo de afectos, de metas cumplidas, de desarrollo, de oportunidades, de amistades, etc. y valorarlas sintiéndome agradecida por las oportunidades.
Quizás en alguno de estos aspectos no tengo porque sentirme así, pero seria muy injusto de mi parte y como dice el dicho “mearia fuera del tarro” si no me sintiera agradecida por lo que la vida me ha dado hasta ahora. Claro que lo estoy. Aunque como siempre todo es mejorable. Y ese es el punto.
¿Cómo se puede mejorar?

Etiquetado:

Un comentario en «Mi diario de agradecimientos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: