¿Por qué hay que salir siempre cuando hay días libres?

Esta pregunta me la hago siempre que hay un puente, o como ahora 4 días de fiestas seguidos.
Comprendo que alguna vez, siendo conciente que es más caro irte en esas fechas señaladas, lo hagas por hacer turismo, o lo que sea.
¿Pero siempre?
Conozco gente que entre la semana trabaja hasta tarde todos los días, y cuando tiene días libres como un puente, huye de la ciudad.

Las grandes ciudades son ideales estas fechas para pasear, ir a museos, o simplemente sentarse en una terraza a descansar mientras se toma algo. Cosas que esta S.S. no ha pasado porque aun no ha salido el sol, hace frío y llueve.
Mi madre mientras estuvo en casa, decía que yo no disfrutaba de mi casa estando siempre fuera trabajando, y que razón tiene.
He aprovechado estos días libres para hacer todo lo que no puedo hacer en semanas normales.
Yo me siento fantástica en mi casa. En mi tiempo libre aprovecho a disfrutar de las cosas que normalmente no disfruto, como puede ser el sofá y un libro, o la música o lo que sea.

¿Por qué la gente tiene esa necesidad de salir de la ciudad cuando tiene un tiempo libre? ¿y el tiempo libre en la ciudad?
¿Y la vuelta? ¿los atascos de salida y llegada? ¿las largas colas para comer? ¿el no saber que hacer en un sitio que llueve y no es tu casa?
Por Dios, de solo pensarlo me da estrés. No es mi visión de descanso.

Ojo, no digo que alguna vez se pueda salir. Por ej, cuando fui a Roma por el cumple 80 de mi madre, tuve que ir un puente pues no tenia más tiempo. Pero no es lo normal. Soy conciente que pague el doble por el viaje de lo que hubiera salido si me hubiera tomado dos días de vacaciones. En fin, cada vez que hay un puente pienso lo mismo. Los cercanos me preguntan que voy a hacer, y siempre digo lo mismo, “disfrutar de mi casa.” Es muy raro que yo coja el coche y me vaya por ahí. Si lo que quiero es descansar, ¿que mejor que mi casa?

2 comentarios en «¿Por qué hay que salir siempre cuando hay días libres?»

  1. Por mi profesión, cuando quiero viajar no tengo más remedio que hacerlo en Navidad, Semana Santa o verano. Una de las cosas por las que me encantaría jubilarme es por poder viajar en mayo, o en octubre.

    Pero por unos pocos días no me compensa en absoluto dejar mi casa, pagar más por cualquier cosa y encontrarme todo lleno. No comprendo la gente que se pasa la mitad del tiempo de un puente en carretera y la otra mitad haciendo colas en distintos sitios.

    Yo también disfruto mucho de mi casa, pero es cierto que cuando la gente me pregunta dónde he estado y le digo que en mi casa, y saliendo a la calle lo menos posible, me miran con caras raras. Yo no sé como tiene cada uno su casa, pero la mía la tengo sobre todo confortable, cómoda y acogedora, aunque no tenga lujos como electrodomésticos espectaculares. Y siempre tengo docenas de cosas entretenidas por hacer para elegir.

    Besos y disfruta de lo poquito que queda ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: