Ampliación

Hoy he tenido una de esas mañanas domingueras culturales que a mi me gustan. Fuimos muy temprano a ver la expo de Tintoretto antes que la cierren. Hoy domingo pensé que el museo si era gratis pero las temporales no. Craso error. La exposición fue gratis y lo mejor de todo como fuimos muy temprano, SIN COLAS.
No lo podíamos creer. Subir la escalinata sin gente es una gozada.
Tintoretto no es mi pintor preferido pero tengo que decir que había dos figuras en dos cuadros que hubiera sacado una navaja, cortado y hecho dos cuadros más pequeños. Que pasada. De lo más bonito en figura humana que he visto en mucho tiempo.


Una es el lateral izquierdo del cuadro llamado “El Lavatorio”. Se sale del cuadro. El otro no lo he encontrado.

Luego nos fuimos a ver la ampliación del Museo. Y si bien hay cosas que no me gustan como todas las carpinteáis interiores revestidas en cobre o parece aluminio tintado. No lo se muy bien. Pero la impresión cuando entras y ves las paredes con estuco veneciano rojo casi intenso, impresiona.
Esto no es un cuadro de arte moderno, es una puerta dentro del museo.
Y cuando llegas al Atrio de los Jerónimo restaurado y con una doble capa de hormigón armado tintado amarillo, luego de subir dos escaleras mecánicas de vértigo, te das cuenta que vale la pena haber gastado lo que han gastado.
La linterna de luz, cuyas fotos están en mi link de FLickr en la parte baja del índice, es una muy buena solución.

Solo un dato, en España cada vez es más notorio, ya sean las obras de mucho dinero o de poco, las terminaciónes y detalles de las obras, es cada vez más chapucero. El Prado no se queda atrás. Hay detalles que no los podrán arreglar. Por Dios, cada vez somos un país o reino como queráis decir con más chapuzas. La único que interesa es cobrar las facturas astronómicas pero somos el reino de la silicona. Las terminaciones no les interesan a nadie. En las empresas deberian crear un departamento de terminaciones o de control de calidad del trabajo hecho y pasar por el filtro el trabajo mal hecho. Os puedo asegurar que mas del 70% tendrian que repetir el trabajo.
En fin, mañana es lunes. 🙁

7 comentarios sobre “Ampliación

  1. Un día te tengo que contar con detalle las chapuzas que hicieron en el nuevo edificio del Museo de Cádiz, que lo viví yo en primera persona. El arquitecto era el del Ministerio de Cultura y las empresas del equipamiento venían de distintos sitios de España. Una chapuza total.

    Tengo muchas ganas de ver la ampliación del Prado. Quiero acercarme por Madrid en julio y estar allí unos días. Y te prometo que esta vez nos vemos.

    Un beso.

  2. Al final me pierdo la expo de Tintoretto, y mira que tenía ganas de verla. En este último viaje, los dos días en Madrid no me dejaron hueco libre … en fin. También quiero ver la ampliación de El Prado, pero para eso hay tiempo. Me temo que por tu culpa iré con el ojo crítico encendido. Puñeteros arquitectos 🙂

  3. Es que esto no es nada nuevo, sabemos cómo se eligen los presupuestos tanto estatales como de instituciones y nunca se repara en el trabajo sino en la migajas que van quedando desparramadas por todos los despachos…

    La raíz no creo que esté en el gusto y trabajo chapucero, sino en cómo reemplazar materiales que dicen que son por otros de maquetería que se les parezca, ahí es donde radica el arte. No por ahorrar gastos a la comunidad, evidente, es para engordar sillones…

    Y bueno, con respecto a Tintoretto, siempre da esa cosquilla en el estómago al verlo tan cerca; aunque claro, no es el único.

    Besos Lu

  4. miroslav pues si vas con el ojo critico veras que tengo razon, es una verguenza…

    miguel este es el reino de la silicona te lo puedo asegurar, todo lo arreglan con siliconas.

Deja un comentario