De recuerdos va el tema

Dears lectores, os leo y veo que se ha abierto la caja de los recuerdos de muchos blogs. Recuerdos de experiencias de vida, de infancia, y me hace pensar. Como a veces nos aferramos a esos recuerdos para encontrar un sentido a esta vida tumultuosa que llevamos todos. Porque de esto nadie se libra.

Yo para no ser menos, me siento frente a la hoja en blanco y pienso un lindo recuerdo para contarlo. Tengo muchos lo se. Pero en principio no sale nada. Mi mente se queda en blanco.
Por ahí aparece uno, pero no lo veo relevante. Como vino se va, en silencio a la zona oscura de donde se esconde.
De nuevo la mente en blanco. Así como de la nada, otro saca la cabeza y me dice “che, acá estoy yo, soy fulano”. Pero ese jodido recuerdo produce mucho dolor, así que mi cerebro le dice, tu a donde estas calladito.
De nuevo nada.
Así como que no quiere la cosas, los recuerdo empiezan a saltar con tanta velocidad que abruman. Me acuerdo de cuando me dejaron abandonada en la heladería con 4 años, o cuando iba con mi abuelo al que llamaban “chapeton” o algo por el estilo, de la mano las calidas mañanas de sábado de verano al Club Social, a tomar el aperitivo, yo con 5 años y él alardeando de la única nieta niña que tenia, o cuando mi abuela Rosa, nos contaba en el patio de atrás en las noches estrelladas las historias se los malones de los indios que atacaban la estancia en el campo y como los engañaba para que no atacaran a nadie dentro de la casa, o el versito que nos enseño de “luna lunera…”, o cuando hice mi primer vuelo en avión con 8 años, o cuando…(Suspiro)

Todos recuerdos de infancia. Me salta una sonrisa que se me queda en la cara como dibujada mientras escribo esto.
Yo he tenido una infancia fantástica, y si bien con los años se desdibuja en mi memoria, a veces como ahora los recuerdos de esa época pegan saltitos como queriendo decirme “estoy aquí”, para que los elija y los cuente, ahora no es el momento. Esto mejor para otro post.

Etiquetado:

4 comentarios en «De recuerdos va el tema»

  1. Agradece lo de la infancia fantástica. La mía no lo fue; tampoco es que fuera especialmente mala, pero no puedo decir que me sintiera feliz. Quizás por eso he estado arrastrando muchas dificultades para aprender a serlo. Pero, bah, no es que me queje (agua pasada …); tampoco me acuerdo demasiado, a lo mejor porque he escondido mis recuerdos muuuy adentro. Un beso

  2. koti animata

    miroslav tu como esos recuerdos que dicen che.. estoy aqui, y uno le grita,, eeeeeee tu adentro de nuevo calladito estabas bien 😛

    aguardentero ya te lei, me gusto haberte despertado ese recuerdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: