De lunes, obvio

Mi jefe directo esta de vacaciones, por lo tanto tengo que hacer mi trabajo y el suyo. Considerando que literalmente somos “4 gatos locos”, ahora para todo estamos la secretaria y yo. Pues la verdulera y mi jefe son matrimonio por lo tanto las vacaciones las hacen juntos, obvio. Que lío por Dios.

A lo que iba.

La cosa es que el tiempo no me alcanza para nada y sumado a que no tengo ganas de hacer nada, bien lo llevo. Su trabajo al día, y el mio esperando.
Que cantidad de tiempo se pierde yendo de una obra a otra, jo. Yo me busque este trabajo porque no quería hacer más obras, por lo tanto ocuparme por dos semanas de las obras de otros verdaderamente me repatea, por no ser grosera y decir “me jode un huevo” que es menos políticamente correcto, como ustedes entenderán.

En fin, ya termino el día, y si bien he cumplido con su trabajo estoy como si me hubiera pasado una aplanadora por encima de cansada. Como es algo que odio, se pueden imaginar la cantidad de energía que gasto para llevar todo a buen puerto.
Ya se lo dije a él el otro día, quizás cuando tu vuelvas me tenga que ir yo de vacas, porque terminaré muerta. Creo que por ahí van los tiros.

Hago las cosas por obligación, y hace mucho que ya me molestan las obligaciones.
La obligación de vestirte bien, de ser la mujercita perfecta, la de la buena profesional, la de la buena amiga, la de la buena vecina, va la de la buena de lo que sea.
Porque mira que se nos exige que cumplamos. Pero a mi me agarran cansadita, cansadita de tener que demostrar lo que valgo como profesional, como persona, como mujer, como amiga..

Estoy de lunes lo se,, pero como me jodeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!

2 comentarios en «De lunes, obvio»

  1. Hija, los lunes no tienen remedio. No se puede hacer otra cosa que quejarse un poco. Menos mal que el reloj no se detiene y terminan como cualquier otro día. Ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: