Historias minias de domingo mañanero 2 – O como levantarse nublado

Ayer fue un día fantástico de sol y de calor. No diré que sofocante, porque a parte del medio día no hizo mucho calor. Pero el sol pegaba como tiene que ser para un mes de julio que empieza hoy. Fui a la tarde al parque con mis niños, y la luz que se colaba por las hojas verdes de los árboles era impresionante. En la hierba fresca se estaba, para tirarse (cosa que hice) descalzo y sintiendo su tacto en la piel.
Ayer yo estaba como el día, fantástica.
Hoy me he levantado nublada también como el día. Pensativa y torcida diría mi madre. Por momentos tengo unos cambios de humor que no os cuento. Y ojo, no ha pasado nada de nada para cambiar así. Hoy me siento apesadumbrada, como si algo me pesara.
En fin, ya sabéis lo que opino, “mi peor enemigo soy yo misma”. Tengo que cambiar el chip y seguro me sentiré mejor.

A lo que iba.

El día pasado me pase por la Fnac a comprar la edición conmemorativa de los 25 años de uno de mis libros preferidos “Cien años de soledad” que esta revisada y corregida por Garcia Marques. Por solo 9 euritos porque esta subvencionada por Cultura. Estas son las cosas que no se pueden dejar pasar. Anoche lo empecé a leer de nuevo por 4 vez. A ver que encuentro de cambiado. Ya os contaré.
También me pase por la sección de discos y me compre el CD de Amnistía Internacional para Darfur. 2 cd con canciones de Lennon cantadas por mucha gente de este momento. Lo recomiendo, esta muy pero que muy bien. Las versiones son curiosas y si con eso también se pone un granito de algo mejor.
Ya sabéis lo que opino sobre el despropósito de Darfur y que nadie hace nada de nada por evitarlo. Dos millones y medio de personas desplazadas, violaciones, asesinatos, y todas las aberraciones que te puedas imaginar.
Pero como soy una consumista nata, cayó también el cd de Live in Dublin de el Boss. Es que me gusta muchisimo su música de siempre.

Como comenté el otro día, el viernes fui a mi última opera de esta temporada, Il Trovatore de Verdi. Con la persona que iba invitada, me entendió mal y llego a 3 min de empezar la función. Por lo tanto, entramos por los pelos porque en el teatro real si ya empezó tenes que esperar fuera, si cierran las puertas no hay manera de entrar. Asi que llegamos sofocadas, con la casualidad que junto a mi estaba el hijo de una amiga, A, que es también amante de la opera y consigue entradas de ultima hora. En realidad una casualidad, pensamos ambos, porque miren que el teatro es enorme, justo estaba junto a mi.
La opera impresionante, me gusto mucho la puesta en escena y las cantantes mujeres. Los personajes masculinos mas o menos. El coro masculino si estuvo de fábula.
El año que viene el abono lo he pasado, y menos mal porque lo que me toco no me atraía. Pero hay un par de operas que darán como Tristan e Isolda de Wagner que me gustaría ver, estaré al acecho de conseguir una entrada.

Ando buscando una cosa y este mediodia me ire al rastro a ver si tengo suerte en encontrala. Hace un dia fantastico para ir, porque el sol no aparece por lo tanto no hace nada de calor.

Nos leemos.

Etiquetado:

3 comentarios en «Historias minias de domingo mañanero 2 – O como levantarse nublado»

  1. aquí amaneció nublado y se podía respirar, poco a poco ha ido saliendo un solisombra picajoso, pro para entonces ya había caído el paseo con la alemana. yo creo haber leído cien años de soledad, que supongo que olvidé -insustancial de mi- de inmediato y no creo que vuelva a releerlo, en realidad me gustaría releer la ciudad y los perros de vargas llosa, pero de hace años a esta parte lo mas denso que leo son las necrológicas del periódico,

    disfruta! feliz domingo,

    besos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: