La torre de Babel en que vivo

Hoy he dicho basta.
Juro por Snoopy, que soy consciente que lo que voy a decir posiblemente no sea políticamente correcto, pero teniendo en cuenta que yo soy inmigrante, y que si bien tuve la facilidad del idioma para adaptarme también tuve lo mio, me siento en mi derecho de criticar sin ninguna connotación racista. Porque estoy segura que mas de uno lo pensará. Así que desde este punto de vista, de experiencias compartidas voy a escribir este post hoy, despotricando contra los inmigrantes que vienen del Este, a saber, Polacos, Búlgaros, Rumanos en principio.

Despotricar, porque me tienen hartita. Entre ellos hablan su idioma y cuando tenes que hablar vos, se te quedan mirando como diciendo si, si, te entiendo, pero no tienen pajolera idea de lo que estas diciendo. Pero claro, su orgullo les impide decir “no se lo que me dijiste”. Todo esto llevado al plano laboral, es enfermante. Yo llevo dos semanas ocupándome de 7 obras a la vez, con la mayoría de obreros de estos países, bueno polacos quizás los menos, pero con estos trabaje el año pasado.
Asia que son lo mismo.

A lo que iba.

Llevo dos semanas ocupándome de 7 tajos, separados por km de distancia, desde la Moraleja hasta Fresnedilla de la Oliva. Por lo tanto mis compañeros son el coche, y el móvil. Entre soportar la impertinencia de los clientes, también la de los proveedores, ahora la de los obreros.
No conocen la ciudad, y se pierden porque ni siquiera saben leer un mapa, y como no hablan el español, solo lo justito, no pueden preguntar a nadie. Y yo esperándolos horas interminables.
Les decís algo que hagan así, y hoy vuelvo a la obra con la dirección facultativa, y el tío hizo lo contrario a lo que le explique.
Así es constante.
Yo quiero pensar que es por el idioma que no me entienden, y para colmo llevo dos semanas casi afónica, por lo que también yo no hablo normal. No quiero pensar en que es porque soy mujer y no reciben ordenes de mujeres. Esto mejor ni pensarlo, porque si fuera así, la patada en el culo que les daría seria infernal.

(Suspiro)

Aun me queda 1 día, mañana y luego que me registren. Yo me busque este trabajo porque las obras no queria ni pisarlas más. Estas ultimas dos semanas son un castigo divino a alguna cagada que he hecho en otra vida, porque es tener la obligación de cumplir con algo que odias.
No hay dinero que pague estas dos semanas. Os lo puedo asegurar. No les aguanto más.

Y para colmo, no se bañan a diario o si lo hacen usan toda la semana la misma ropa por lo tanto huelen fatal.
(Suspiro)
Menos mal que yo con esto sigo sin olfato por el constipado.

Necesito vacaciones ya, y me ire a la playa, aunque para esto aun me queda un mes.

Etiquetado:

5 comentarios en «La torre de Babel en que vivo»

  1. A ver…ooohmmmm….ooohmmmm…
    mejor, verdad???
    jajajaja
    Pues fijate… que no es por incordiar… pero creo que el tema de que seas mujer…yo es lo que pensado, que más que el tema del idioma, es tu condición de fémina.

    1beso

  2. confirmado, es el idioma. Pero se excusan con ello para “perrear” en el trabajo.
    Mi experiencia es similar, con una diferencia. Nosotros, a veces necesitamos que los albañiles hagan determinadas cosas; picar en una pared, retirar materiales de enmedio.
    Siempre ponen cara de entender y luego hacen lo que quieren.
    Mi solución: picar en exceso, si necesito dos centímetros me como un palmo. Si no puedo pasar por un palet, les dejo el material justo en la puerta.
    Hay unos con los que ya he coincidido varias veces y esos ya me entienden a la perfección.

  3. Tú lo has dicho: “políticamente incorrecto”. Pero para eso es tu blog, para decir lo que piensas sin sentirte condicionada por otros factores.

    Ya es bastante que en la vida normal se muerda una la lengua muchas veces, y diga cosas que no siente por el qué dirán.

    En otro orden de cosas. Esto me ha recordado una película: Bajo el sol de la Toscana. La protagonista tiene que restaurar una casa antigua y se le cuelan una cuadrilla de albañiles polacos que no la entienden y además son un desastre, porque se han visto obligados a trabajar como albañiles para sobrevivir en Italia. Pero los de la película eran bastante tiernos los pobres.

  4. ponte dura, di que sí y exígeles que reagrupen todos los tajos en una misma urbanización con piscina, campo de tenis y unos hoyos para practicar,

    besos y… suerte 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: