"El que no afana es un gil".. ya lo decia el tango…

¿Cómo se puede definir a una persona, que yo diría que es un “hijo de puta”? Pues eso .. Hijo de puta con todas las connotaciones conocidas.
Estoy cabreada, y mucho.
Os cuento..

En el mes de febrero se presento en el estudio un matrimonio, con los planos de su chalet y ella con 6 meses y medio de embarazo. Ante la venida de otro niño, ya tenían dos, necesitaban ampliar la casa con dos dormitorios más y un baño.
Un chalet de una planta. Ellos venían con una idea que yo le di forma pero les propuse otras dos soluciones, con otros tantos estudios económicos para la obra.
Dos meses y medido de trabajo.
Se fueron con las tres opciones bajo el brazo, a la sala de partos. Allá por abril.

Hoy mi secretaria, mientras yo estoy en una reunión, recibe un llamado preguntando si voy a estar a la tarde en el estudio. Les dice que si. Cuando yo salgo, me lo comenta y me dice que fulano vendrá a verme.
Luego de tanto tiempo obvio ni me acuerdo de su nombre. Sobre todo teniendo en cuenta que no me acuerdo ni lo que comí el sábado.

A lo que iba.

Cuando le veo aparecer a la tarde por la puerta, yo estaba con tres hermanas sesentonas hablando de la reforma del chalet de una de ellas que estamos haciendo. Cuando se van, le saludo y me pregunta ¿te acuerdas de mi?
Le digo que si, y le pregunto por su nuevo niño, que naturalmente doy por sentado que ha nacido, cosa que sucedió en mayo.
Me dice que todo bien, se sienta en mi despacho y me dice:
“al final hicimos el proyecto con otro arquitecto, pero queremos que nos hagas un presupuesto para la obra, aunque vamos a pedir más entre gente que trabaja por ahí”.
Me da los planos, y al verlos en el momento me doy cuenta que es la tercera opción que les di yo. La misma solución que solo tuvieron el detalle de dar vuelta la escalera para que no sea 100% igual:
Yo me empiezo a reír, para no insultarlo pues en ese instante le hubiera dicho que era un cabrón, y le digo “esto es lo que yo te propuse, le vas a tener que decir a tu arquitecto que me de un porcentaje de los honorarios por usar mis ideas. Es lo que yo te dibuje”.
El tío solo atino a reírse nerviosamente esperando que le diera una cachetada por caradura, ni tuvo la valentía de enfrentarme o decirme que estaba equivocada. Cosa que no era así, pero si tenia la cara de venir a verme con lo que yo le había propuesto, pero que otro se llevo la pasta por presentarlo, algo me podría haber dicho.

Ya me había despertado la mala leche. Intentó decirme que sacar la escalera fuera fue idea de ellos, y gracias a la memoria fotográfica que herede de mi padre, le enumere con detalles el día que se me había ocurrido a mi, como y cuando. Solo se me quedo mirando sin saber que decir ante la evidencia.

Hablamos del presupuesto, por supuesto lo quería ya mismo. Y yo pensé, pues titi ahora vas a tener que esperar que se me de la gana de hacértelo y no solamente eso, sino que te pondré los precios en tal nivel que si lo aceptas, te saldrá la reformita el doble de lo que debería salir. Así me cobro los dos meses y medios que soporte a su mujer con las hormonas revueltas antes de parir.

Estas situaciones me joden y bastante. No voy a decir que es la primera vez que me sucede, pero con los años, cada vez me doy cuenta que la ética y la decencia han desaparecido de la faz de la tierra.
Presupuestarle la obra se lo voy a hacer, porque es mi trabajo. Si fuera mi empresa le hubiera dicho que no, que su nuevo arquitecto le buscara la empresa que le hiciera la obra. Pero lo tengo que hacer. Eso si, mi cerebro se ha cerrado para dar más ideas a nadie.

Lo que pienso últimamente lo tengo que llevar a cabo, ESTOY HASTA EL MOÑO DE LA ARQUITECTURA Y TODOS SUS DERIVADOS JODER. Tengo que buscarme otro medio de vida.

Etiquetado:

3 comentarios en «"El que no afana es un gil".. ya lo decia el tango…»

  1. A mí me parece que es tener mucha cara y poca vergüenza encima presentarse luego y decirte que lo han hecho con otro con tu misma idea. Y encima metiendo prisas…
    Pero creo que no solo en la arquitectura pasan estas cosas.

  2. Lukre, en mi opinión, la falta de ética, más que del matrimonio, es del arquitecto que presentó como suyo tu proyecto. Y, aunque es poco probable que valga para algo, a ese sí lo podrías denunciar en el Colegio, si es que guardas la documentación de lo que les hiciste (y pienso que habría que hacerlo).

    Lo interesante sería saber por qué esta gente prefirió a otro para que les firmara (y les cobrara) tu proyecto. Me imagino que, salvo que el otro arquitecto sea un amiguete, porque les hizo un precio más bajo que tú por el proyecto (fácil, ya que apenas tuvo más que copiar). Desde la óptica del cliente, y aunque desde luego no me parezca una actitud para nada elegante, no deja de ser explicable: conseguir el mismo producto a más bajo precio. Eso sí, como dice harlem, mucha cara hay que tener para pedirte a ti presupuesto.

    En todo caso, el término hijoputa me parece un poco excesivo, incluso hasta para el arquitecto. Si lo usas para estos pendejos mediocres te vas a quedar sin saber como llamar a los que verdaderamente son hijoputas.

    De todas maneras, entiendo bien el cabreo y frustración cuando se aprovechan de tu trabajo. Es un riesgo cuando se vive de las ideas. A la larga, sin embargo, quiero creer que la gente valora a quienes las tienen más que a quienes las copian. Ánimo y un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: