Líos conyugales

Yo ya he contado aquí varias veces que donde trabajo ahora somos pocos. Sacando los que trabajan en las obras, en las oficinas-estudio-tienda somos solo 4.
La verdulera que es la manda más. La secretaria y administrativa. El otro arquitecto que se encarga de las obras. Y yo que me encargo del estudio. Por eso siempre me quejo del exceso de trabajo, pero eso lo dejo para otro post.

A lo que iba.

Somos 4, de los cuales la verdulera y el otro arquitecto son matrimonio. Muy poca gente lo sabe, porque lo llevan bastante discretamente todo hay que decirlo. Aun vecinos nuestros de oficina después de casi estar aquí 19 años, no lo saben.
Hasta aquí todo bien.

Pues deben haber tenido pelotera y de las grandes el fin de semana, porque ella no apareció por la oficina hasta ayer y media hora. Y él está con una cara y sobre todo con humor de mierda.
Ni se hablan, ni se saludan si quiera.
Se nota a la legua que hay bronca. El ambiente que se respira es asfixiante por momentos.
Cualquier cosa que le digas a él, te contesta de unos modos que pa que.

Yo me he metido con un proyecto que tengo que hacer, para hablar lo menos posible y que no se note mi presencia. Aunque esto es casi imposible, me concentro en lo mío y paso.
Pero es tal el mal rollo que hay, que al medio día pille el coche y me fui a comer por ahí, con tal de airearme la cabeza.

Espero que hagan las pases y follen mucho en ello, porque sino los próximos días serán insoportables si ya están así. Pero me da a mi que hay mucha que pero que mucha bronca, nunca en dos años los había visto así. Habrá que esperar a ver por donde explota esto, porque lo hará. Solo deseo que no me pille en medio porque sino la vamos a tener.
(Suspiro)

Etiquetado:

4 comentarios en «Líos conyugales»

  1. En el Instituto en el que estuve hasta hace 4 años, en 47 profesores había nada menos que 5 matrimonios. Y algunas veces el ambiente era de lo más incómodo, así que tengo ligera idea de lo que puedes estar viviendo.

  2. HOOOOOLA;

    Se que lo mío es vergonzoso, así que no me digas nada. Como siempre es estupendo encontrate de nuevo. Cada día te admiro más, con el currele que tienes, no me explico de donde sacas el tiempo para blogear. ¿Es que no duermes?.

    En fin, sobre tu post me pregunto si la verdulera y el otro arquitecto no leen tu blog. Mejor que no…, espero que se arreglen para que puedas disfrutar en tu trabajo. Un besazo.

  3. Joer, tan difícil es ser un poco más educado y darles un respiro a las personas con las que trabajas? U__ú’ Los problemas se resuelven en casa no regalando miradas/frases venenosas a tus compis de trabajo xDDD Será que estoy exagerando yo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: