Marcadores de tiempo: las canciones

Hoy me he dedicado a la casa. Me he convertido en una Maruja
He descongelado la nevera y la he limpiado.
He lavado todas las cortinas de las ventanas y ya las he colgado. He estado tirando folletos, revistas y cosas que no quiero ver más en mi casa.
Ahora estoy con la segunda tanda de cortinas, las que cortan la luz. Que como son Burdeos destiñen, así que van solas.
Reconozco que este tipo de marujeo lo hago solo una vez cada mucho tiempo. Pero de todo esto deduzco lo siguiente:
“Me tengo que comprar una nevera no frost, así no la descongelo más.” En fin, el finde me toca el freezer, ya no tenia ganas.

Tengo mi truco para descongelarla en 20 min con el secador de pelo. Pero esto lo explico en otro post.

A lo que iba.

El otro día mi “nena” me dijo que estaba algo nostálgica y había vuelto a querer escuchar esas canciones de “amor “de Cesar “banana” Pueyrredon , como Conociendote.
Si no eres argentino, no le conocerás seguro. Pero alguna de sus canciones decía :
Conociéndote
el viento escribe a los dos
un gran poema de amor
que el mar recitará

Conociéndote
entiendo qué es ser feliz:
es dar todo de si
sin pensar en recibir

Ay por Diex, que época. Yo le dije que tenía algún cd por casa, pero como tengo tantos, no lo encontré. Lo tengo que buscar mejor, para copiarlo y mandárselo. Estoy segura que en algún viaje a Argentina, compre uno.
En realidad es más de mi época, pero sus canciones son eternas como muchas que nos acompañan siempre, que llego a su época también.

Todo esto me ha hecho darme cuenta que existen canciones que han crecido con nosotros, y que cuando estamos de una manera u otra, necesitamos escucharla.
Son canciones que marcan un punto de señalar una situación en nuestra vida. Es como si fueran marcadores de tiempo, de vivencias.

Yo por ej, hoy me he dedicado a escuchar un recital de Alejandro Lerner, con todas sus canciones conocidas.
Me las se todas, y hace años que no las escuchaba. Cuantos recuerdos me han traído, joder. Me he acordado de Pedro, cuando bailábamos apretaditos. Porque antes en las discotecas también había tanda de lentos y uno aprovechaba para “apretarse” más. Otras épocas.

“No hace falta que me mires
No hace falta que lo digas
No hace falta que me expliques
cuando lloras o te ríes.

No hace falta decir
que me quiero morir a tu lado…”

Esto me cantaba Pedro. Ay que bonito es el amor….Como cambia la vida no? Pero eso mejor para otro post, porque este se acabó.

6 comentarios en «Marcadores de tiempo: las canciones»

  1. qué horror…tengo el congelador que parece Alaska, y leyéndote me di cuenta que si no lo descongelo, no va a funcionar más la heladera…y tengo la mitad de la casa en obra desde hace una año, que para ahorrar lo hago sola, y ahi está…y yo acá sentada, que no me puedo levantar y hacer algo por la patria…pero por suerte, asi pude conocer tu blog y tus divagues que me hicieron sonreir, y además esa canción de lerner, que me emociona tanto…ufff, mejor me pongo a hacer algo, y te prometo volver a seguir leyendote de a poco, que me encantó tu blog
    un besote

  2. Como, efectivamente, no soy argentino, pues no conozco ninguno de los que citas. Oigo la canción que enlazas y me parece reconocer la voz de la cantante, pero no nos dices quién es (no parece Alejandro Lerner, aunque no lo conozca). ¿Me dices quién es? Es que me ha gustado. Un beso.

  3. miroslav me tengo que fijar en el cd, te lo digo mañana..
    es que es un cd con un recital de él en el gran rex en buenos aires, y cantó sus canciones con mas gente..
    te lo digo..
    un beso

  4. Gracias por la canción, tiene una letra preciosa y me estas alegrando la noche. Que una estrella distante mañana te proporcione un día precioso, vive el presente y por supuesto no te mueras nunca, “aunque haya amor”. Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: