Decidir sobre la vida de otro ser

Si hay algo que siempre me pone los pelos de punta, pero que muchas veces pienso es cuando alguien tiene un ser querido enfermo y debe decidir si le desconectan o no. SI le aplican la eutanasia o no, para ser más clara.

Es un tema que causa muchas ampollas, pero que yo cuando leo o veo alguna reportaje siempre me pregunta que haría yo. Recuerdo una película fantástica canadiense que vi hace unos años, Las invasiones bárbaras.
Trata este tema. Pero la decisión era del protagonista principal, que tenia una enfermedad en fase terminal. Igualmente me pareció una de las mejores películas sobre este tema que he visto la recomiendo.

Pero cuando tienes que decidir tu que hacer, porque el otro no puede, le prolongas su vida o le desconectas? Que hacer?
Por suerte yo no he tenido que pasar por tomar esta decisión nunca en mi vida, y espero no tener que hacerlo. Tampoco creo que yo plantee este problema a mis allegados, pues estoy en tratativas de firmar mí testamento vital. Pero esto mejor para otro post.

A lo que iba.

Hoy mi secretaria tiene que decidir si le prolongan la vida no más de un mes, porque es lo que vivirá sufriendo o le aplican la eutanancia hoy a su perrita de 17 años. Yo se que para muchos un perro no es lo mismo que una persona, pero para los que tenemos animales de compañía, son como de la familia. Uno más diria.
La pobre esta hecha polvo. Considerando que ella tiene 28 años, ha vivido con la perra casi toda su vida. Pero ya no come, y ni se levanta.

Podrían prolongarle la vida, pero el veterinario ha dicho que no vivirá más de mes o mes y medio y cada vez peor.
Yo que se que alguna vez tendré que decidir eso con los míos, se que es muy duro lo que está pasando.
Es más, el mío grande que ya cumple 13 años y que sus patas cada vez están peor, al verlo renguear se me parte el corazón. Es una sensación horrible. Yo camino junto a él para que se sienta acompañado y a su ritmo. Así que se lo que esta niña está pasando.

Pero creo que tomar la decisión de que no sufran más, es un acto de amor hacia el animal o hacia una persona en determinadas circunstancias. Pero de solo pensarlo me duele el pecho, me ahogo de pesar. Lo juro.
En fin. (suspiro)
Ces´t la vi

6 comentarios en «Decidir sobre la vida de otro ser»

  1. supongo que es fácil hablar sin estar en la tesitura, pero no queda más remedio que mojarse. yo he visto morir a mis cuatro abuelos en casa y en algún caso, seguramente en el hospital su vida se hubiese alargado algo más, pero una vez completado el ciclo de la vida, hay que dar paso a la muerte proporcionando dignidad y cariño al que está a punto de pasar el trance, como tantas otras veces la respuesta viene ella sola a nosotros en el momento indicado,

    besos,

  2. Horrible, pero real (y de personas no hablo, si miras mi blog sabrás por qué)

    Mi gata tiene 18 años y está muy bien, se pega unas carreras que alucinas. Pero el otro día viniendo de vacaciones paramos a comer y alguien en vez de entrar al restaurante saco a su perro y se quedó con él. El perro era muy viejito y cojeaba mucho, y se me saltaron las lágrimas. Pensaba en mi gata y que el día menos pensado me la encontraré muerta.

    Lu, cuando hay que tomar esa decisión… hay que hacerlo

    y duele, ya lo sé.

    Un abrazo.

  3. Es un tema bastante peliagudo porque decidir por la vida de otro… ufff. Te diré que cuando mi padre entró en fase terminal yo misma le habría aplicado la eutanasia porque era un sufrimiento del que no había ninguna salida, el fin iba a ser el mismo y el verlo sufrir a diario me dolía aún mucho más y si te soy sincera creo que él también deseaba que llegara el fin. No por estar en fase terminal, si no por el sufrimiento, dolor, malestar, etc. y sabes de sobras que no hay esperanza, que de esa no sales.
    En el caso de los animales pues igual, egoístamente pienso ójala el día que le toque a Conan se muera él sólo durmiendo y ya está, es muy egoísta lo sé, no quisiera pasar por ese malísimo momento de llevarlo al veterinario, pero pienso igual, prolongar su vida sufriendo es un sin sentido. Hace 12 años tuve que llevar a otro perrito que tuve durante toda mi vida, se llamaba May y bueno… fue un drama. Ahora muchas veces pienso mi vida sin Conan que para mí es muy importante en mi vida y ufff, me pasa como a ti.

  4. Hace “mil años” tuve una rotweiller, una cachorro… y se me murió de moquillo….en la clinica veterinaria…ni me dio tiempo a despedirme de ella… de un día para otro.. ays… solo de pensarlo… yo que siempre he sido de gatos… pero esta…cómo me dolió… cómo lloré…jo…

    1beso

  5. En estos casos si aplicas la lógica siempre piensas que lo mejor es no prolongarle el dolor y tener un final digno.

    Yo conozco a alguien que tuvo que decidir no sobre un animal sino sobre un familiar. Todo el mundo, incluyendo los médicos estuvieron de acuerdo que era lo mejor.

    Esa persona, que es un amigo, me confesó una vez que aún así, no puede dejar de pensar que a lo mejor no lo hicieron por el bien del familiar sino por el suyo propio. Para terminar con su propio sufrimiento.

    En cualquier caso, es una situación donde hagas lo que hagas, vas a pasarlo mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: