La tarde de los viernes

Me hago un té, de bergamota con una gotita de leche fría. Muy british yo como siempre para estos menesteres.
Me siento frente al ordenador sin gafas, no se donde las deje. Así que leo pero borroso. Mejor así escribo sin mirar, pienso. Miro por la ventana frente a mi, y siento que los coletazos del verano con tardes de calor como hoy, entran por las cortinas chocando con el fresco en la habitación.
Me gustan esto días.

Estoy escuchando a Luciano con el cd “Ti Amo” que siempre me ha gustado. Y recuedo la película “Yes, Giorgio” (1982) que fue la primera vez que le escuche cantando canciones napolitanas. Había una imagen donde dos monjitas en una carretera por la Toscana le hacen autostop a él en el coche que iba que era un descapotable, y cuando se presenta, su papel era de un cantante de opera, ellas no le creen o dicen no creerle. Para que lo hicieran, se pone a cantar a capella mientras van en el coche por la campiña hasta su destino. Así canta o sole mio y otras más que no recuerdo. Al final cuando llegan donde van, las monjitas empiezan a gritar y aplaudir enfervorisadamente. Con cierta picardía y engaño había logrado que les diera un recital privado.
Siempre me ha gustado esta escena. La recuerdo. Quizás más por la imagen de la Toscana que otra cosa, pero hoy la recordé. Tengo que reconocer que yo me hubiera disfrazado de monjita si Pavarotti me hubiera dado en directo un concierto privado.

Mi hermano el francés siempre había soñado con tener una casa para su descanso en la Provenza Francesa, que por suerte para él ahora tiene. Yo siempre le he dicho que si hay un lugar donde me perdería seria la Toscana, que para mi es mucho más bonita que el sur frances, en una casa donde abrieras las ventanas y vieras el paisaje. Aunque creo que me tendré que conformar con abrir mis ventanas y ver mis azaleas en Madrid, que tampoco esta mal, aunque no sea lo mismo.
(suspiro)
Ahora estoy escuchando el aria “O soave fanciulla de La Bohème” y se me ponen los pelos de punta.
En fin, todo es limitado en esta vida. Por suerte nos quedan sus discos.

A lo que iba.

Una de las mejores reivindicaciones que he logrado estos años a nivel laboral, es trabajar de lunes a viernes una hora más todos los días para no trabajar los viernes a la tarde. Al final trabajo más pero compensa.
Las siestas que me duermo son impagables, sueño y todo. El cansancio que tengo encima, lo agradece.
Lo malo es que de tanto dormir me levanto atontada. Pero bueno, siempre me queda irme al parque, tenderme en la hierba mientras mis chicos juegan por ahi y hacen relaciones sociales con otros cuadrúpedos.
Yo estoy tan atontada que estoy para pocas, pero llego, me saco los zapatos, y con los pies descalzos en la hierba humeda se esta muy bien. Al final, el cansancio desaparece, la mente se despeja y el fin de semana comienza.

Etiquetado:

4 comentarios en «La tarde de los viernes»

  1. Hola, desde Barranquilla, Colombia, te envío un calurosos saludo y mis felicitaciones por tu blog y en especial por su contenido. Te invito muy cordialmente a que visites el mio donde están consignado mis poemas los cuales puedes utilizar si lo deseas, solo te pido el credito para el blog y el autor.

    http://www.mandalaspoemas.blogspot.com

    Un abrazo,

    Víctor González Solano

  2. Los viernes por la tarde también son el mejor momento de la semana para mí, sobre todo en invierno. Esa tarde no acepto compromisos de ningún tipo, ni salgo de compras. Me dedico sólo a hacer el vago en casa.

  3. Bueno estoy recorriendo blog’s (porque hace poco que empiezo con esto) y me pareció interesante tu página, yo soy de Argentina y estoy estudiando para profesor de Lengua y Literatura a la tarde/noche así que no puedo vaguear en mi casa, pero me gustaría je!
    Bueno ha sido un gusto y si te interesa, mi blog es: http://christo-concosaspordecir.blogspot.com , estoy haciendo una página web pero por ahora me conformo con esto, un beso!, disculpa la molestía que me tomé al escribirte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: