Realidad o imaginación

Yo soy una persona con mucha imaginación y algo de pensamiento mágico para las cosas del día a día. Se podría decir que soy algo soñadora.
En realidad es una mezcla complicada, pues soy realista a más no poder, como buena capricornio, pero a la vez bastante voladora.
Llevo una temporada que pienso si lo que siento o pienso no será una irrealidad con una buena dosis de imaginación fuera de toda realidad posible.
Evidentemente esto me crea conflicto, pues la parte realista se pregunta si lo que la parte soñadora propone de realizar es viable o es solo un bonito sueño.

Va, que estoy hecha un lío.

Ya no tengo 20 años para arriesgarme a realizar algo que quiero y que me estampe contra un muro por ser irreal de llevar a cabo. El riesgo es mucho más complicado de asumir.
Pero a la vez siento que lo tengo que hacer. Tengo una sensación de que algo bueno esta por llegar. Y al final no se si esa sensación es real o es un sueño o un deseo de mi inconciente, y nada más.
El otro día se lo comentaba a mi amiga la “francesita”, y cuando se lo contaba yo misma veía el lío mental que tenia.

¿Como darse cuenta entre la realidad y la imaginación fomentada por el deseo de algo?
Me resulta tan difícil, que cuando tengo estos estados mentales como estos días me da miedo equivocarme más de lo normal.
A veces uno necesita hablarlo con alguien abierto de mente, que tenga la capacidad de ponerse en tu lugar. Pero en estos momentos esta persona no existe en mi vida. Alguien neutral totalmente.

Tengo tal cacao mental, que he pasado un fin de semana horrible dándole a la cabeza. He soñado con el tema, he dormido mal, he estado refunfuñando todo el tiempo. Y para colmo el viernes noche quede con una amiga para cenar unas de mis súper pizzas especiales, y nos tomamos, tirando el tarot, una botella de vino entera. Esto también me dejo falta de energía. Me agotó.
Ya no me recupere en todo el finde.

Es tal el agotamiento mental y físico que tengo que hasta tirar las cartas, que es algo que me gusta hacer de vez en cuando a alguien, me agota.
Pero bueno, ya queda menos. A ver como llego al viernes.

Ya lo se, es lunes y estoy de lunes. Pero algo de realidad en el post de hoy hay.

Que dificil se me hace, mantenerme en este viaje
sin saber a donde voy en realidad, si es de ida o de vuelta
si el furgon es la primera, si volver es otra forma de llegar

4 comentarios en «Realidad o imaginación»

  1. Entiendo perfectamente lo que quieres decir. Yo tambien tengo esa doble forma de ser: por una parte soy un soñador, pero por otra soy un realista de mucho cuidado. Me gusta el riesgo, aunque siempre lo asumo de forma MUY calculada.

    Algunas veces me gustaría ser más impulsivo, aunque luego pienso que me ha ido bastante bien en la vida como para intentar ese cambio. Todo sería más fácil cuando tienes poco que perder, aunque no es mi caso y creo que tampoco es el tuyo.

    La cuestión es cambiar una situación que ya es buena, por otra que podría ser mejor, aunque tambien podría joderse todo

    Dices que te gustaría poder hablar con alguien neutro; si te apetece me encantaría poder servirte para ello ya que me identifico mucho con lo que cuentas y creo que suelo ser bastante objetivo. Simplemente dejame algún mensaje en los comentarios

    Muchos ánimos, estoy seguro que tomarás la decisión correcta, sea cual sea.

    Pasear Por El Filo

  2. Yo también tengo esos dos aspectos, pero no los mezclo en absoluto. Para mi trabajo, mi dinero y esas cosas tengo los pies totalmente en el suelo. Cuando no estoy trabajando ni ocupándome de esas cosas, se puede decir que doy suelta a otra personalidad.

  3. la decisión siempre será la correcta, ya sabes, si te guía la intuición.

    la realidad nos la inventamos cada uno, para jugar con ella (y es un juego muy serio). las únicas trabas a nuestras decisiones nos las pone el miedo, justamente el miedo a equivocarnos. pero nunca nos equivocamos, no existe el azar; y además no tenemos billete de vuelta, lo que debería hacer imposible el pensar en “si hubiera decidido otra cosa…”. nunca lo sabremos porque tal opción no podría haber existido.

    creo que hay que ir a donde sentimos que nos espera algo, a donde intuimos que deberíamos estar. es simple, pero lo hacemos muy complicado, no nos dejamos vivir de verdad, y así nos va…

    valor, Lukre, que tu puedes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: