¿Disgustos a mi madre?

Santi me decía ayer al ver mi foto con pocos años, “menudos disgustos a tu madre”. Tengo que decir que he estado haciendo memoria, y he llegado a la conclusión que más de uno si, pero no creo que tantos como mi actitud en la foto sugiere.
Peleona he sido siempre, sobre todo no me gusta que me den ordenes por lo tanto siempre contesto.

Es más, hoy comentaba que si yo hubiera sido el chico que le dijo “José Luis” a “Josep Lluís” , como él no permitió que le cambiaran el nombre, cuando hubiera terminado de soltar la estupidez que dijo, de que el chaval no era nadie para cambiarle el nombre, le hubiera contestado, vale puede que tenga razón, pero usted no es nadie para hablarme en ese tono, así que sea más educado que para eso la gerenalitat le paga un sueldo con mis impuestos, no se olvide que usted es un funcionario público y yo que soy un ciudadano le estoy hablando educadamente. Ya sabe el dicho, “con vinagre no se casan moscas”.
O sea me hubiera terminado mandando a la mierda, estando en el plan que ese señor estaba, a la defensiva. Pero este no es el motivo del post, volvamos a los disgustos dados…

A lo que iba.

Pues si, yo a mi madre le he dado varios disgustos.
Posiblemente el que primero recuerdo, que me quede sentada terminando un helado con 4 años, y no hice caso de la orden “vamos”.
Se fueron todos y me dejaron ahí sin darse cuenta que me había quedado. Lo hicieron cuando los dos coches que iban, en destino vieron que no estaba en ninguno de los dos.
Otro, es que nunca me gustó la leche, y que para darme una taza era un suplicio para mi madre. Al final, opto por sacarme a la nieve todas las mañanas con sopa. Eso si me gustaba. Con 5 años.
O cuando deje de comer, porque de repente nada me venia bien. Y con 8 años pesaba 20 kg. Eso aceleró que me enfermara y estuviera a puntito de decir “señores aquí llegamos, nos vemos en el otro lado”. Se que mi madre lo paso muy mal, pero año y medio de cuidados maternos me repusieron, eso si, con mucha perincilina de por medio.
Con 11, tenia conducta regular en el colegio y con eso las monjas no me iban a admitir, por lo que se que mi maestra (amiga de mi madre) y mi madre, llegaron a un acuerdo y falsificaron el boletín para que me saliera buena. Menudo disgusto le di con el mal trago que tuvo que pasar con eso. Ahora que lo cuento, eso era un vil caso de abuso de autoridad y falsificación de documentos. Por dios, si tengo una madre falsificadora.. Corramos un tupido velo

(Me parto de la risa, ya se lo echaré en cara)

Con el estudio no le di disgustos, eso si, nunca se me dio mal. Salvo el primer examen de música, sobre el himno nacional que en un múltiple choise de 10 preguntas solo acerté con 1, por lo tanto fue la nota un 1.
Menuda me monto mi mamá. Nunca más necesito decirme algo con las notas, no bajaban de 9, quizás algún 8 o 7 pero esporádico.

A ver que recuerde que otro disgusto…mmm.

Posiblemente el peor de todos, quedarme a vivir en España. Ese si fue un disgusto. Me lo recriminó durante años, hasta que la Argentina entró en crisis, con lo del corralito.
Desde ese momento, nunca más. Al contrario ahora me dice “que buena desición”.

Tengo alguno más pero eso lo dejo a la intimidad madre e hija. Pero ahora que veo, si he sido una hija ejemplar joder.
Son todas boludeces.

2 comentarios en «¿Disgustos a mi madre?»

  1. no tuve tiempo ayer, pero que sepas que me encantó verte de pequeñita. y estoy de acuertdo con uno de los comentaristas de aquí: no has cambiado casi nada, Lu! vamos, que te veo en la calle así ahora y casi te reconozco! ese aire decidido tan tuyo…

  2. Creo que todos llevamos peor de lo que nos gustaría admitir la desaprobación por parte de los padres.

    En muchas ocasiones es más fácil decirle a las personas que queremos las cosas negativas que vemos en lugar de lo bueno.

    Estoy seguro de que tu madre está orgullosa de ti.

    Pasear por el filo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: