Un deseo, pero cual?

Llegue tarde a comer por culpa de la impresora. En realidad me habia equivocado en la configuración de la salida por el programa. Pero hasta que me di cuenta, y pense “seré gil”, cosa que solo me digo yo a mi misma, ojito, salí 15 min más tarde de lo normal.
Así que cuando llegue a donde picoteo algo al medio día, ya no había ni pinchito de tortilla que tanto me gustó ni periódico para leer. Me conformé con una tosta de jamón y tomate que me encanta y el suplemento Magazine de El Mundo, donde la semana pasada salio la entrevista esa que hablo nuestra koti sobre Luz Casal.
Koti, ya la leí. Tu tenias 100% de razón. Sobre mia habitos alimenticios nefastos, para otro post.

A lo que iba.

Esta semana hay un reportaje sobre la Fundación Pequeño Deseo. Ya había oído hablar de esa fundación pero leí todo el reportaje.
Todo hay que decirlo, que como soy una sensiblera a más no poder en mi armazón de mujer moderna y trabajadora, más de una lágrima se me cayó.
Para el que no lo sepa, esta fundación intenta cumplir un deseo de niños que estén enfermos, en su mayoría con cancer, para que se sientan felices y ese estado de felicidad interfiera positivamente en su recuperación.

Cuando terminé de leer y sonrei, me puse a pensar que deseo pediria yo. Llevo más de una hora pensandoló y juro que no sabria que pedir. Conocer a alguien famoso no me va, que me regalen algo que quiero en principio no deseo fervientemente nada, porque tengo todo lo que necesito. Quizas un viaje?
No tengo ni idea.

Mientras sigo pensando, vos que pedirias?

8 comentarios en «Un deseo, pero cual?»

  1. Yo pediría que no me pongan más trabas para hacer mi trabajo. Creo que somos la única profesión en la que los que se benefician de ella intentan boicotearte todo lo que pueden, y la misma Administración (que es la que nos emplea) hace todo lo posible por impedirte hacerlo correctamente.

  2. Dificil pregunta; ahora mismo, de hecho, no se me ocurre ninguna respuesta. Supongo que si se me apareciera el genio de la lámpara, gastaría mi primer deseo pidiéndole que me dejara veinticuatro horas para decidir los otros dos. Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: