4 abrazos por día ayudan a vivir…

6 abrazos por día te dan salud…
10 abrazos por día te hacen una persona feliz….

Esto dice mi madre. Ella va a cumplir 81 años este próximo 31, esta fantástica, y una de las cosa que hace es ir a un curso, que no deja de ser una terapia de grupo de gente de su edad, donde aprenden a tomarse la vida de forma más relajada y encontrar en ello la pequeña felicidad del día a día.
Ella no deja ningún lunes de ir. Le gusta mucho, lo dirige una psicóloga y luego con las otras/os integrantes continúan la charla tomándose un cafecito en el bar de la esquina.
A mi madre la podes encontrar siempre, pero los lunes sabemos todos en la familia que no.
Yo que soy una defensora del abrazo y que en este blog he hablado hasta la saciedad, me viene ahora, ella que le cuesta un huevo darlos, a decirme a mi que abrace más.
Yo justo hoy le decía “ma, a ver si ahora que voy lo pones en práctica, porque no sos muy dada a abrazar“. Se puso nerviosa, con esa risita que le sale cuando se siente pillada por algo.
Yo me siento orgullosa, que mucha gente que me lee aquí saben que lo mejor que le podes dar a una persona es un abrazo, aunque sea virtual, o amigos fuera cuando me ven me dan un abrazo y yo a ellos, porque es mi manera de saludar.
El contacto físico es fundamental. Pero si no se puede por la distancia, un abrazo de pensamiento, de deseo, de compañía.

A lo que iba.

Todo esto viene, porque desde aquí quiero mandar un abrazo a dos desconocidos a nivel personal, pero que aunque no les conozca, no deja de que les mande todo mi cariño en el mejor abrazo que pueda dar yo.
Uno es a Ingrid Betancourt. Sabia su historia, sabia que lleva 5 años en la selva con la guerrilla secuestrada. Pero leer hoy la carta que le mando a su madre (aqui entera) y me han helado la sangre.

“Como te decía, la vida aquí no es vida, es un desperdicio lúgubre de tiempo. Vivo o sobrevivo en una hamaca tendida entre dos palos, cubierta con un mosquitero y con una carpa encima, que oficia de techo, con lo cual puedo pensar que tengo una casa.
Tengo una repisa donde pongo mi equipo, es decir, el morral con la ropa y la Biblia que es mi único lujo. Todo listo para salir corriendo. Aquí nada es propio, nada dura, la incertidumbre y la precariedad son la única constante. En cualquier momento dan la orden de empacar y duerme uno en cualquier hueco, tendido en cualquier sitio, como cualquier animal (…) Me sudan las manos y se me nubla la mente y termino haciendo las cosas dos veces más despacio que lo normal…”

No voy a empezar a decir tópicos. Todos sabemos que es una barbaridad lo que le pasa a ella y a tantos otros, que es inhumano. Solo pienso en lo que esta gente está pasando, como ella misma dice “viven muertos” y sus familias. Yo no se si aguantiaría.

El otro abrazo, a la familia del guardia civil que murió ayer y lamentablemente a la de su compañero, que por lo que acabo de escuchar, le seguirá, pues ya esta en muerte cerebral, no tiene retorno. Estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, no justifica recibir un tiro en la cabeza. De los que lo hicieron, que voy a decir que no pensemos todos. Menudos hijos de puta, como mínimo y quedandome corta.
Pero el motivo de este post, no es insultar, porque ya no quedan ni palabras que se puedan decir condenando todo o insultar a estos espécimenes, porque categoría de gente ya no tiene, son animales.

El motivo era solo, mandar desde mi humilde posición en el mundo, el mejor de los abrazos que yo pueda dar. A I. Betancur para darle más fuerza si cabe, para que aguante y a ver si la dejan libre pronto, rezaré por ello, y a estas familias, para que les dé algo de consuelo, si este se puede dar por hoy.

Etiquetado:

4 comentarios en «4 abrazos por día ayudan a vivir…»

  1. Pues abrazos virtuales desde aquí, niña. A lo mejor a finales de febrero nos podemos dar un abrazo de verdad, ya te contaré.

    P.D. Qué fastidio. Ahora cuando pongo mi nombre en los comentarios sale sin enlace a mi blog.

  2. casualidad? acabo de dejar un comentario en otro blog amigo que también hablaba hoy del abrazo…

    desde aquí sólo unirme a ti, Lú (no me preguntes por qué me gusta ponerlo con acento…), en este rezo sin religión, en un intento para confortar a esta gente y a otra… saber que no estamos solos en el mundo, cuando el dolor se hace tan atroz, puede ser un pequeño motivo para seguir viviendo.

  3. Espero que todo el mundo se una a tu abrazo pero, sobre todo, que todo el mundo se una a tu indignación (y a la mía).

    Tal vez así, los que aún justifican de alguna manera a esta gente, comiencen a retirale el apoyo que consiste en no hacer nada contra ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: