Iluso de ti chaval…bienvenido al mundo real

Luego de 18 años de vivir en este país o casi, mucho agua ha corrido debajo del puente de mi vida, que escuchar ciertos comentarios ya no me sorprende.
Una cosa que siempre comentamos entre amigos aquí, es las diferencias culturales que tenemos. No porque sean, ni mejores ni peores, sino porque existen.
Para poner un ejemplo, muchos españoles cuando van a la Argentina, se sorprenden y me lo comentan a la vuelta, la hospitalidad encontrada, que en cuanto te conocen te invitan a comer a sus casas, y esas cosas. Que decir, si el que viaja es un amigo de un amigo o pariente o es un pariente lejano del que esta allí. Por poco te invitan a dormir y todo.
Esto no dicho por mi ojo. Esto me lo han dicho muchas veces a lo largo de estos años. En realidad desde mi punto de vista y experiencia, es algo que yo he echado en falta, y que lamentablemente he des-aprendido pronto. Antes abría mi casa a todo el mundo, ahora no.
Que rápido se aprenden las malas costumbres no? En fin.. (Suspiro) Pero este post no viene de mi experiencia como extranjera aquí,

A lo que iba.

Ayer cuando me iba me encontré al ir a buscar el coche, con los únicos dos obreros que tiene la empresa, dos rumanos, que me caen bien. Hemos trabajado en varias obras pequeñas juntos, son buena gente. Uno es medio calenton de carácter pero muy noble, es como el enano gruñón de Blancanieves, rezongón pero amoroso, y el otro simplemente es súper educado, cosa rara en la construcción. Me río mucho con ambos. Como iban a Madrid, y yo también les ofrecí llevarlos hasta el metro. Les ahorre media hora o más de viaje.

Empezamos a hablar de la navidad, de donde la pasarían y esas cosas. Uno se va con su familia luego de 3 años de pasarlo solo y el otro lo pasara aquí solo nuevamente. Me contó que en su edificio viven varios rumanos y que se juntan entre todos a cenar, y me estuvo contando lo que comían esos días.
Por un momento, me dice que en la obra que está ahora, hay un búlgaro que es el encargado que siempre le pregunta a ellos o comenta, que no sabe que le regalará la empresa por navidad.

Yo cuando lo escuche, me empecé a reír y me pregunto porque lo hacia. Le conté que ni esperar nada, que a mi ni siquiera la navidad pasada, me dijeron “feliz navidad” y que decir del año nuevo. No existió ningún tipo de detalle, ni saludo ni nada.
SI lees los post de esas fechas, querido lector, veras que es algo que a mi me molesto muchísimo, porque creo que es una falta de humanidad total hacia el empleado. Al final es como si todos fuéramos “esclavos”, como yo siempre digo.
El grandullón acotó, “bueno cuando alguien hace un trabajo para otro siempre pone una parte emocional en hacerlo bien y que se le reconozca, que menos que un feliz navidad.” El otro calladito atrás, dice “pues a mi que no se moleste en decirme feliz navidad, que me pague lo que me debe desde octubre y nunca tiene tiempo de preparar“. Corramos un tupido velo a esto.. mejor para otro post..
Pues yo compartiendo su comentario plenamente, le cuento algo que “el jefe” dijo delante mío en una reunión…
en el trabajo solo existe relaciones laborales basadas en el respeto, nada más, ni carga emocional, ni amistad, ni nada. Yo nunca podré tener ningún tipo de relación afectiva con ningún empleado, solo respeto.”
(A la orden mi general)
Pues si, eso piensa el manda más. No digo que todos seamos amigos, pero si te pasas 10 horas en el mismo lugar por día encerrado, algún tipo de “relación” habrá no?
Bueno quizás eso para gente normal, no para él. Por eso todos piensan lo que piensan de él.
Es más, he visto como a un chaval con gripe, que se paso todo el día en la obra con un frió de muerte y fiebre, decirle “bueno si estas enfermo no vuelvas hasta que estés mejor”. Pero estoy segura que le descontará los días que no haya ido a trabajar.

En fin, volviendo a la charla en el coche, le añado “no esperes que tengan ninguna atención contigo, ni en navidad ni nunca. Ya sabes, son lentejas, o la tomas o las dejas.
Se quedo pensando, en silencio. Al rato me dice “ya, por eso tampoco le trabajamos por tajo nunca más porque se ha aprovechado de nosotros, y estamos seguros que es por ser extranjeros”.
A lo cual yo le dije, no creo que sea por eso, solo que el tío es así, y la verdulera también, aunque a veces se vista de cordera. En mi pueblo los llamarían “ladinos”. Mala gente aquí. Otros dirían “son empresarios”.
Yo simplemente digo “es gente que tiene tal carga de despotismo, que no les interesa la gente en ningún aspecto” y lo que más me jode es que la gente les sigue respondiendo, como yo misma..

Conclusión:
Al chaval le di una palmadita en la espalda, y le dije “colega, es lo que hay”. Y cuando me quede ya sola en el coche, me dije a mi misma…”Lu, que mierda sigues haciendo en ese lugar???” La pregunta del millón. Quizás como me dijo un cliente el otro día, “claro, te manda a ti como imagen de la empresa, y uno cae como un corderito pensando que todo bien, y luego aparece él y la caga”.
Estas son las cosas que me hierve la sangre.

Bienvenidos al mundo real.. yupi… y van…

Etiquetado:

Un comentario en «Iluso de ti chaval…bienvenido al mundo real»

  1. Tremendo Lu… Así es, la triste realidad. Ya lo has dicho… y lo malo es que siguen pero quizás sea porque todos nos estamos acostumbrando… Parece que cuenta mucho abrirse camino como un ser humano auténtico y con los deberes y derechos que tanto se cacarea
    Besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: