De que hablamos hoy? de sexo¿?

Luego del lapsus infantil y de boludeo mental por mi post 1001, volvemos a la paz del redil.
En este post 1002, iba a hablar de que ayer escuche todo en uno en la radio, lo que decía el personal del PP cuando surgió lo del Severo Ochoa y la facilidad para llamar asesinos a la gente. Pero no quiero crear polémica. Pues lo que pienso como no es políticamente correcto, no me apetece decirlo.
Luego pensé en escribir sobre la ópera de anoche. Sobre ese Tristan e Isolda fenomenal, y la mala reputación que tiene Wagner en el mundo actual. Si bien era nacionalista, anti-semita y misógino. Ahora no se le quiere porque era el preferido de Hitler, menuda tontería, pero ya sabemos como va la gente por este mundo. Y eso que vivió 100 años antes o casi. Pero que música. No, tampoco hablaré de esto, para no ser cancina siempre con lo mismo en este blog, la opera.

Voy a hablar de sexo o algo parecido. A lo que iba.

Leía a Miroslav en su post de hoy e independientemente el tema que es continuidad de otros anteriores. El personaje femenino de su historia, que deduzco tiene 40 años más o menos, de repente se dio cuenta que no había tenido nunca un orgasmo. No importa como y porque, sino que se dio cuenta.
Cuando lo leí me causó gracia, porque lo que contaba su personaje era algo que yo he escuchado muchas veces alrededor mío.
Cuando en mi vida el tema del sexo entró, yo ya era mayor de edad. Otras épocas, y si lo pienso a más de uno que lee este blog, que tiene alrededor de 30 le parecerá una parida. Pero en muchas charlas de café de mujeres de mi edad, se habla de sexo aun hoy con cierto reparo y pudor. Cosa que no me pasa cuando la charla es con chicas de 30 o casi. Que me va a extrañar que el personaje femenino del blog en cuestión, se haya dado cuenta ahora que no había tenido nunca un orgasmo.

Tener buen sexo depende de dos personas en principio (vale, vale, no siempre pero hablamos de la media y lo estándar, ya habrá tiempo de profundizar en otras variantes), y no todo el mundo tiene bien aprendida la forma de dar placer al otro. Que en definitiva es lo que es el sexo, para simplificarlo. Aunque existan otras formas de dar placer sin ser sexo, hoy hablamos de esa vertiente.
Eso no se aprende en la escuela, aunque quizás fuera necesario hacerlo de alguna manera. La mejor siempre es poniéndolo en práctica, pero no siempre el partener está a la altura de lo que se espera. No significa que sea una mala praxis, pero no se, uno no se queda del todo satisfecho. A cuantos hombres y mujeres esto nos ha pasado alguna vez.¿? a todos. Seguro, el que diga lo contrario es un/a fanfarron/a.

Por ej, yo muchas veces he hablado de esto con mi amigo R, el adoptado. Este siempre se jacta de que muchas chicas que pasan por su cama no saben nada, y que hay que enseñarles (cosa que sinceramente no quiero yo enterarme si es verdad o no, pues no es mi tipo). Comentario que es bastante farolero de su parte, teniendo en cuenta que un día de borrachera me confesó que cuando está por primera vez con una mujer nunca puede hacer nada. Corramos un tupido velo. Que para fanfarrones yo ya he tenido varios en mi vida. Yo siempre le contesto, “pues nadie nació sabiendo y como los profesionales, con la práctica se aprende, aunque he de reconocer que muy buenos maestros, pocos hay.”

Hace muchos años mi amigo P, arquitecto como yo, hizo un curso de sexología. El decía “un master”. Recuerdo aun el día que me lo contó y que casi se me atraganta el café, que estaba tomando con él, de la sorpresa. No me cuadraba, un tío tan formal. Él era de la teoría que en sus tarjetas pondría “P arquitecto – sexólogo”.
No se si lo hizo o no. Lo de las tarjetas, porque aun sigue trabajando de funcionario. Pero si la explicación de porque. Me disertó tipo monólogo que “todo se tenia que aprender sino como sabias que hacer”.

En fin. Yo he tenido algún que otro buen maestro, pero no se si para tirar cohetes. O si? Eso me lo guardo para mí. Que ya bastante largo en este blog.

1001

Este es el post 1001
No me lo puedo creer que ya he rellenado 1001 en tres años y algo. Habré encontrado el equilibro en mi conciencia? Me habrá servido para algo registrar 1000 divagues? Menudo dilema.

Habrá que festejarlo por todo lo grande no?

Yupi…Chachi guay !!!!! (papelitos para representar mi alegría, me los tiro yo misma para que no me quede sin ellos, porque seguro nadie lo hará)

Brindamos??? (bueno ya brindaré yo, porque con tanto boyer que tiene este blog pero nadie habla, brindo yo sola. Aunque si alguien se quiere apuntar está invitado)

Así que.. a por otros 1000 y que tu lo veas…

pd1: mierda no se porque los smiles no se mueven… bueno cliquealos y los veras..

ACTUALIZADO 3 hs dopo: YA FUNCIONAN…Es que se que tu lector de mi corazón eres tan vago para dejar un mensaje, que imaginate hacer un click para ver como se movían. Pero como buena cabra montesa que soy, al final lo logre… así que por favor.. a la diosa.. pleitesía (pongo el smile para que me rindas pleitesía sin esfuerzo como es norma :P)

pd2: este post es el fiel reflejo de que no tengo ganas de currar por lo tanto estoy de un boludeo que pa que. Eso si, para festejar los 1000 post, esta noche, opera de Wagner. 5 horas de Tristan e Isolda. Que ganas tengo, me encanta Wagner.

Mi memoria histórica

Yo no soy estudiosa de los distintos tipos de memorias que existen. Solo se que hay una inmediata, una a mediano plazo, una histórica y una vital. Creo que hay más pero este desglose me sirve para el post de hoy.

A lo que iba.

El sábado tomando un café con alguien, surgió el tema de los desaparecidos en argentina. Esto es algo que suele sucederme a menudo, pero es un tema que por diversas razones yo no suelo hablar. Posiblemente la más lógica es que yo di vuelta página, sino me iba a enfermar. Se que muchos se me echarán encima por esto, pero soy sincera. Una de los motivos que aproveche la oportunidad que se me habría de vivir en España, fue para dar vuelta página de mi vida, y mirar para adelante. Estaba bastante cansada de vivir siempre con violencia alrededor. Creo que no se puede vivir con odio ni con rencor, sino eso se vuelve contra nosotros mismos.

En cada viaje para allí, veo como gente que conozco han avanzado, pero es tal el rencor que en sus caras se termina perfilando la tristeza. Yo no quería eso en mi vida, por eso no me costó mucho quedarme aquí. Ya me lo veía venir. No voy a disertar sobre los culpables o no, de que deben pagar o no, ni decir que hubo malos malísimos y los otros eran los buenos buenísimos. No voy a juzgar lo que paso, si tuvo que pasar, si fue esto o lo otro. Solamente voy a hablar de los mecanismos de mi memoria, que recuerda y que no. Pues desde el sábado estoy recordando cosas.

Quizás para explicar más mi situación en esos años, yo estudie en la universidad los 7 años de los 8 del gobierno militar. Es más entre justo una año después de marzo del 76 (el golpe de estado fue el 24 de marzo sino recuerdo mal) y terminé 6 días después de que el primer gobierno democrático de Alfonsín tomara el cargo en diciembre del 83.

En esa época a la universidad la llamábamos “club social”. Porque eso era. Como un club social. Uno iba, estudiaba (sino te olvidabas el DNI pues la policía no te dejaba entrar sin identificarte antes), hacia las entregas, se pasaba por el bar con vista al río casi todo el día y poco más. Nadie hablaba de la política, ni lo que pasaba ni nada.
Recuerdo que volví al año de haber terminado a un curso de postgrado de diseño gráfico, y ya no era lo mismo. Todo el patio central, lleno de carteles de arriba abajo, con nombres de desaparecidos (creo que arquitectura tuvo uno de los índices de desaparecidos más altos de la UBA). De pegatinas por las paredes, de partidos de izquierdas, de pintadas, etc, etc. Había cambiado radicalmente en su aspecto. Posiblemente porque la gente podía expresar lo que quisiera con más libertad que en mi época.

Yo las cosas que pasaron en esa época, me las enteré después. O mejor dicho, me enteré de muchas cosas, pero por mi propia seguridad era mejor no decir nada. Y sobre todo y a la distancia, olvidarlas. Son demasiado duras para recordarlas en mi memoria inmediata.

Cuando el año pasado Günter Grass, reconoció en sus memoria cuando se enteraron los alemanes lo que había pasado en los campos. Yo encontré paralelismos, aunque no comparación, con esa época y lo que pasó en Argentina. No se puede juzgar a la gente que vivió esa época de hacer o no hacer. Se hacia lo que se podía. No olvidar que había estado de sitio militar. Aunque hay gente que todavía al día de hoy, les hecha en cara a la gente que no hicieran algo. No se, quizás pensaban que se podía.

Yo nunca he sido de ideas ni de izquierdas ni de derechas. Siempre he intentado buscar un equilibrio entre unos y otros, por eso si me tengo que calificar soy de centro. Igualmente nunca me intereso la política. Pero siempre he tenido amigos, vehementes en sus ideas y como defenderlas, de ambas ideologías. En esa época por ej, tenia una amiga que quiero un montón, aunque hace años no veo, que la secuestraron los servicios de inteligencia (esos de gafas oscuras, de los Falcón verdes oscuros, para el que sea argentino) junto con su hermanos, ambos menores de edad, pues ella tenia 18 años, buscando a su padre que se había exiliado en EEUU. Como no lo encontraron, se llevaron a los que estaban en casa. Y dicho por ella “no ocultábamos nada, yo sabia que vendrían me habían avisado, pero no me escondí. Luego de interminables interrogatorios vaya a saber donde, nos dejaron en un descampado no antes de simular un fusilamiento”.

Su historia, generó un cuento que escribí en los noventa para recordar y no olvidar, que esta en esta dirección si quieres leerlo…
Aunque debo reconocer que también tengo amigos que visten uniforme y en activo en esa época, que por ej perdieron sus piernas por una bomba bajo su coche puesta por “subversivos” (antes no se les llamaba terroristas, sino subversivos o subversión, no se muy bien porque, ni me importa). Siempre me he sentido en el medio de la batalla, o de los dos bandos, si es políticamente correcto decirlo.

Desde la charla de café del sábado, me he acordado de muchas cosas, pero que no contaré porque sinceramente no me apetece. Es más volveré a mandar al baúl de los recuerdos de mi memoria histórica y lo cerraré con llave, tirándola. Solo de recordar lo que yo viví, hoy, me he levantado agobiada y sobre todo cansada. Este post da por zanjado definitivamente este tema en mi vida. Paso de seguir hablando de lo mismo, siempre. Ya paso y listo.
A mi no me importa lo que la gente hace o no, sino la gente en si. Pero esa época ha sido muy oscura y difícil de vivir. Por eso yo un día tome la decisión de dar vuelta página. No me arrepiento de ello. Aunque reconozco que pensé que aquí iba a estar lejos de las bombas. Que equivocada que estaba.

pd: Este post es el número 1000 de este blog. Curioso..y significativo.

El porque le llamo divagues

El viernes comí con mi amiga A, que desde ahora llamaré “la castiza”. Porque en mi círculo más cercano no hay nadie que tenga más derecho de llamarse así, que ella, pues si nació en Madrid, es más en las Vistillas. Más castiza imposible.

A lo que iba.

Comí con ella, y nos pusimos ha hablar de los blogs. Ella sabia que tenía el de mis perros pero no este. Me preguntó porque “divagues”, que significaba.
Yo le conté que “divagues” es una palabra se usa mucho en argentina. Si bien no existe en el diccionario de la Real Academia como tal, si como verbo el “divagar, teniendo dos acepciones. (ay que bonito me quedó esto.. dos acepciones”..

1.Desviarse, al hablar o al escribir, del asunto del que se trata
2.Andar sin rumbo fijo

Como verán cualquiera de las dos puede explicar el título de este blog. Más de una vez yo me desvió del asunto que me trata, y si bien en andar sin rumbo fijo se relaciona con un hecho geográfico, yo diré, “que ando sin rumbo fijo en la ruta de la vida.

Ay diosito, que bien, que filosófica que estoy para ser lunes. En fin.
Eso sobre llamarlo “divagues” como hecho generados por el divagar.
Siendo sus sinónimos: enredarse, desorientarse, vagar, vagabundear, merodear, desviarse, errar, dispersarse.

Menudo panorama no?

Luego vino la explicación de porque “de alguien”, y en realidad antes se llamaba “divagues de lukre” pero, el porque es otra historia para otro post.

Que hoy es lunes y por lo tanto estoy de lunes. Ya empecé la semana torcida. He ido a una visita, y desde la ventana como Julieta a su Romeo, la señora me dice “te esperaba el lunes pasado, ya no me interesa que estés aquí”. Que se le puede contestar… quizás “gil podrías haber avisado así no me hacia el viaje aquí, y ahorraba combustible fósil por lo del cambio climático“.
Pero no, le sonreí y le dije “yo la tenia agendada hoy sino para que vine?, adiós y me fui”.
Por lo tanto visita al pedo como se dice en mi pueblo.
Corramos un tupido velo y sigamos con lo que estábamos haciendo que era….

Hacer el paripé que trabajo…

Etiquetado:

Estamos de finde

Ya estoy de finde. Me he levantado tan cansada y zombie, que he pillado del armario los pantalones que nunca uso para trabajar, pues los uso para ir al parque o al campo, pues están llenos de bolsillos. Digamos que no son muy formales para una persona de mi edad y de mi tipo de trabajo. Menos mal que si me puse botas, y no mis zapatillas de finde.
En fin.
Pero como me di cuenta cuando ya había salido de casa, puse buena cara y me dije “lu, ya estas de finde”.
Así que peña, para empezar el finde con buena cara un poco de risas matinales. El que no se ria con este vídeo, es que esta muerto, en vida.

Mea Culpa

El domingo cuando hablaba con mi madre por fono, me preguntaba quien me había llamado luego del brunch por mi cumple en casa y que tal la acogida de la reunión. Yo le comenté que la acogida bien, pero que me había llegado por otros derroteros, como paseos con perros a diarios, visitas al parque o encuentros en el mercado. Que no me habían llamado al día siguiente, que eso no se estilaba por estos lados.
A lo cual ella respondió, “eso es mundial”. Las normas de urbanidad dicen que cuando uno es invitado a la casa de alguien a un evento, es de educación y de obligado cumplimiento, al otro día llamar para agradecer la atención y comentar sobre el evento. Sobre todo con la anfitriona.

En realidad decirle que por aquí eso no se hacia, fue lo primero que se me ocurrió. Durante la semana luego del evento, me encontré con gente que había venido, y lo comentamos, y listo. Solo con una de ellas, se quedo mirándome y me dice “lukre no te llame para agradecerte la invitación, sorry”. A lo cual reste importancia pues yo particularmente no esperaba que nadie lo hiciera. Ya nos volveríamos a ver y comentaríamos en persona los cotilleos, como que bien haberlo hecho al medio día pues la luz del sol entrando por las ventanas, daban una calidez adicional a la reunión, o lo mal que estuvo R el adoptado con el papelón de sus 15 min de presencia, etc, etc. Pero mi madre que es una señora muy señorona y como dicen por mi pueblo “de buena familia”, le pareció algo fuera de lugar. Cosa que siempre me pregunte, que significa ser de buena familia? pero eso mejor para otro post.

A lo que iba.

Pensando en esto, me he dado cuenta que yo nunca o casi nunca contesto los mensajes que ustedes fieles lectores me dejan en el blog. Alguna vez si, o visito los blogs de las visitas nuevas, pero en realidad casi nunca.
Por lo tanto, si tengo que aplicar las reglas de urbanidad que tanto le gustan a mi madre, soy una mal educada o mal aprendida mejor, porque mi madre me educo muy bien, yo aprendí mal seguro.

Así que desde hoy prometo contestar todos los mensajes que se me escriban. Que no se diga que este blog no es educado. Que alguna vez me gustaria ser una señora muy señorona como mi mamá. Por algún lado hay que empezar no?

Etiquetado:

Frases muletillas

Yo soy una persona de frases que repito mucho. A lo largo de mi vida, siempre de repente ha aparecido en mi cabeza un dicho o una frase, y de golpe se ha convertido en mi frase del año.
No me pregunten porque, pero es así.
Por ej, hace una temporada conté que no me podía sacar de la cabeza el verso de Becquer que decía
si verte me da la muerte y no verte me da la vida, prefiero morir y verte a no verte y tener vida

Le tenia día y noche en la cabeza sin poderlo borrar. Ahora ya no. Algo parecido me pasa con las frases.
Hace muchos años, me decían algo y yo siempre para concluir decía “Dios proveerá”. Era tan natural en mi usarlo que mis conocidos decían “como Lukre dice Dios proveerá”.
Ya no lo uso tanto.

Luego y tampoco no se porque he comenzado a decir sin mucha lógica “que bonito es el amor”. Algo irónico quizás. Esos motivos raros y excéntricos que yo conozco y que nadie sabe ni entiende.
Corramos un tupido velo.

Con el tiempo, a la misma frase le agregue… “y yo me lo quería perder”. También sin sentido, pero me hacia acordar a ese verso que mi abuela me decía “ en fin dijo Serafín, y la orquesta está seca”, y que yo cambie a “en fin dijo Serafín, tocaremos hasta que aclare.

Ahora de repente ha aparecido en mi cabeza la frase “que lo pases bonito”. Quizás se me quedo pegada a mi inconsciente luego de ver como le cantaban a Gallardón el otro día unos mariachis. No lo se.
Pero me ha gustado. Así que mi nueva frase para decir ciao, porque yo odio decir adiós, es que lo pases bonito. Si algún día te digo adiós, es porque no te soporto o porque lo que quiero poner entre ambos es mucha pero que mucha distancia, toma nota. Yo siempre digo Ciao o chau.

Así que dear lector.. que lo pases bonito, chau.

Etiquetado:

Uñas rojas y un Ijam

Las uñas me gustan rojas y largas. Hace poco una señora en una tienda me dijo “que bonitas uñas” y yo solo atine a sonreír y decir “pues son de verdad”.
Creo que fue un impulso inconsciente a tantas cosas de plástico. Porque no solo hay tetas de plástico, también hay uñas de plástico.
Y una servidora, tiene ambos campos naturales.

Las uñas suelo cuidarmelas yo y siempre de rojo oscuro. Me encantan. Como usar el mismo tono rojo en los labios. Desde que comencé a maquillarme siempre los labios rojos.
En fin. Pero todo esto viene a que por quedar bien con la peluquera de mi madre, que ya me cortaba el pelo cuando yo tenia 10 años y se quejo a ella que en mi ultimo viaje no fui a saludarla. Esta vez fui y para poner una excusa, me hice arreglar las uñas con ella.

Cuando terminó recordé porque no había ido más allí. No solo me las arreglo fatal sino que me las pinto igual. El problema no era ese, sino que yo sabia que con los días y su forma de limarlas, se había cargado mis uñas. Pues si, ayer me las tuve que cortar, porque dos se rompieron irreparablemente por la parte de las mismas que duele al hacerlo. Hoy me miro mis manos y me veo las uñas mochas, y pongo al cielo por testigo que no volveré a dejar que me toque nadie las uñas. Con lo bonitas y largas que las tenia. Como dice mi madre “porque no doy un palo al agua en la casa”. Puede ser, por eso soy una mujer trabajadora no?

Ahora me toca una temporada tener uñas de nena que se las come. En fin, cosas de la vida.

En otro orden de cosas habéis visto la campaña de navidad de Shackleton que regalaban a sus clientes un jamón y lo presentaron como si fuera un IPhone???
Me ha parecido fantastica. Eso si es creatividad. Mirala a ver si te gusta.
Web de IJam

Si te da pereza ver la web, mira este video para que te enteres de que va el tema y estés a la última…

Etiquetado:

Los tochos

¿Qué es un tocho?
Pues es un libro de más de 300 páginas con tapa dura. De esos que uno nunca llevaría en el bolso para leer en la hora de comer o en el metro entre estación y estación.
Yo soy partidaria de los libros de bolsillo. No solo porque son baratos y cuando uno lee mucho como una servidora, se agradece. Sino porque son facilmente transportables.

Uno debe esperar unos meses antes que el recién editado libro salga en bolsillo, pero al final lo hace y listo. Mientras lee otros de bolsillo que no conoce ni dios pero están buenos.

A lo que iba.

Yo el año pasado. (me resulta raro todavía decir el año pasado, jope) Pues como decía, el año pasado no se muy bien porque leí menos de lo que suelo hacerlo. Principalmente porque estaba muy cansada y aunque tengo la costumbre de leer un par de capítulos todas las noches cuando me acuesto, en esa época fue imposible, porque apenas apoyaba la cabeza en la almohada me quedaba transpuesta.
Con los años sigo durmiendo como un bebe.

Aunque me he dado cuenta que también ha sido por dos factores. Uno porque no he llegado a encontrar un libro que me atrapara y dos, los tochos que han caído a mi vera.
Pues si. Ahora estoy terminando el segundo libro del Ejercito Negro que es un semi-tocho, que me he propuesto terminar, aunque es predecible y algo monótono. La historia no avanza, y me esta poniendo negra como su titulo.
Me están esperando la trilogía que escribió Safón antes de su best seller, pero en un solo libro los tres, otro tocho, como no podía ser menos la continuación de los pilares de la tierra, otro super tochazo.
Todos para leer en casa. Imposible de llevar al parque y tirarse en la hierba a leer. Perforaría con el peso la tierra hasta llegar a China. Y que decir, irse una semanita a la playa y lleverse un librito para leer. Seria imposible por el peso. Pagaria suplemento en el avion seguro.

Se imaginan cuando el libro escrito en papel termine por desaparecer por temas de medioambiente, y tengamos que leer en la pantallita esos interminables manuscritos que son lo que yo llamos tochos? me quedaré ciega seguro.

Etiquetado:

Algo muy socorrido para un soltero – soltera

Un icono del marujeo dicen algunos. Pero en realidad son una de los inventos más útiles para el ser humano. No es broma, es así.
Que decir de lo útiles que son en la casa de todo soltero-soltera. No tienen un solo uso, tienen miles.

Estoy hablando de las pinzas para colgar la ropa. Si señor. No se ustedes pero yo me he dado cuenta que las uso para todo.
Cuelgo la ropa, como obvio, pero también cierro la bolsa de la comida de los perros o el paquete de puré instantáneo, o el paquete de galletas para que no se humedezcan, o el plástico a la ventana para que mis hermosas flores no se congeles, etc. Etc.

Ayer mismo hice un barrido por la casa y junte una veintena.
Que lindo suena veintena no? Una veintena de años, una veintena de niños, una veintena de amores, una veintena de besos… en fín.

A lo que iba.

Junté una veintena de pinzas por todos lados menos donde debían estar. En el cacharro de plástico junto al tendedero de ropa.
He visto que hasta tengo una pequeña, que ni se como llego a casa, que tiene una mariquita de madera pegada a título de adorno. Esa se ha quedado en la cocina como icono colorista. Otro de los miles que tengo por ahí. Si no hago de vez en cuando un barrido por la casa, cuando vaya a colgar la ropa para que se seque, seguro no tengo ninguna.

Las llaman de muchas maneras. En España, “pinzas para la ropa”, en Argentina “broches de la ropa”, en Chile “perros “para la ropa (curioso esto, será por que se agarran como cuando te dan un bocado en el pantalón?? Si hay algún lector chileno que me lo cuente porque), y en los otros países de América “ganchos”.

Esa riqueza del idioma español, que me encanta.

En fin, dear lector. Has visto cuantas andan dando vuelta por tu casa o soy yo la única pirada que las uso para todo???