De que hablamos hoy? de sexo¿?

Luego del lapsus infantil y de boludeo mental por mi post 1001, volvemos a la paz del redil.
En este post 1002, iba a hablar de que ayer escuche todo en uno en la radio, lo que decía el personal del PP cuando surgió lo del Severo Ochoa y la facilidad para llamar asesinos a la gente. Pero no quiero crear polémica. Pues lo que pienso como no es políticamente correcto, no me apetece decirlo.
Luego pensé en escribir sobre la ópera de anoche. Sobre ese Tristan e Isolda fenomenal, y la mala reputación que tiene Wagner en el mundo actual. Si bien era nacionalista, anti-semita y misógino. Ahora no se le quiere porque era el preferido de Hitler, menuda tontería, pero ya sabemos como va la gente por este mundo. Y eso que vivió 100 años antes o casi. Pero que música. No, tampoco hablaré de esto, para no ser cancina siempre con lo mismo en este blog, la opera.

Voy a hablar de sexo o algo parecido. A lo que iba.

Leía a Miroslav en su post de hoy e independientemente el tema que es continuidad de otros anteriores. El personaje femenino de su historia, que deduzco tiene 40 años más o menos, de repente se dio cuenta que no había tenido nunca un orgasmo. No importa como y porque, sino que se dio cuenta.
Cuando lo leí me causó gracia, porque lo que contaba su personaje era algo que yo he escuchado muchas veces alrededor mío.
Cuando en mi vida el tema del sexo entró, yo ya era mayor de edad. Otras épocas, y si lo pienso a más de uno que lee este blog, que tiene alrededor de 30 le parecerá una parida. Pero en muchas charlas de café de mujeres de mi edad, se habla de sexo aun hoy con cierto reparo y pudor. Cosa que no me pasa cuando la charla es con chicas de 30 o casi. Que me va a extrañar que el personaje femenino del blog en cuestión, se haya dado cuenta ahora que no había tenido nunca un orgasmo.

Tener buen sexo depende de dos personas en principio (vale, vale, no siempre pero hablamos de la media y lo estándar, ya habrá tiempo de profundizar en otras variantes), y no todo el mundo tiene bien aprendida la forma de dar placer al otro. Que en definitiva es lo que es el sexo, para simplificarlo. Aunque existan otras formas de dar placer sin ser sexo, hoy hablamos de esa vertiente.
Eso no se aprende en la escuela, aunque quizás fuera necesario hacerlo de alguna manera. La mejor siempre es poniéndolo en práctica, pero no siempre el partener está a la altura de lo que se espera. No significa que sea una mala praxis, pero no se, uno no se queda del todo satisfecho. A cuantos hombres y mujeres esto nos ha pasado alguna vez.¿? a todos. Seguro, el que diga lo contrario es un/a fanfarron/a.

Por ej, yo muchas veces he hablado de esto con mi amigo R, el adoptado. Este siempre se jacta de que muchas chicas que pasan por su cama no saben nada, y que hay que enseñarles (cosa que sinceramente no quiero yo enterarme si es verdad o no, pues no es mi tipo). Comentario que es bastante farolero de su parte, teniendo en cuenta que un día de borrachera me confesó que cuando está por primera vez con una mujer nunca puede hacer nada. Corramos un tupido velo. Que para fanfarrones yo ya he tenido varios en mi vida. Yo siempre le contesto, “pues nadie nació sabiendo y como los profesionales, con la práctica se aprende, aunque he de reconocer que muy buenos maestros, pocos hay.”

Hace muchos años mi amigo P, arquitecto como yo, hizo un curso de sexología. El decía “un master”. Recuerdo aun el día que me lo contó y que casi se me atraganta el café, que estaba tomando con él, de la sorpresa. No me cuadraba, un tío tan formal. Él era de la teoría que en sus tarjetas pondría “P arquitecto – sexólogo”.
No se si lo hizo o no. Lo de las tarjetas, porque aun sigue trabajando de funcionario. Pero si la explicación de porque. Me disertó tipo monólogo que “todo se tenia que aprender sino como sabias que hacer”.

En fin. Yo he tenido algún que otro buen maestro, pero no se si para tirar cohetes. O si? Eso me lo guardo para mí. Que ya bastante largo en este blog.

4 comentarios en «De que hablamos hoy? de sexo¿?»

  1. Pues mira que lo he intentado, pero no me gusta Wagner. Creo que toda la ópera me gusta. Bueno, Monteverdi no, pero de Haendel en adelante, sí. Pero Wagner me aburre. No lo puedo remediar.

  2. Yo creo que más de que tu pareja de cama sea buena o mala, lo bien que te lo pases depende más de como encajéis. Siempre he pensado que se trata más de química en la cama que de habilidades de alguna de las partes.

    Aunque, claro, la pasividad en la cama de la otra persona siempre quita muchos puntos… 😀

  3. Creo que todo hay que aprenderlo. No sólo el sexo, hay que aprender a amar… Y eso se hace con teoría y práctica. Investigando en todos los aspectos, ya sea a través de experiencias de otros, las nuestras, los distintos mecanismos que entran en acción y cómo, mucho, mucho hay que aprender y se trata de algo que nunca se deja de hacerlo. ¿No te parece? Un estupendo tema, como todos Lu.

    Tienes la virtud de sacar lo cotidiano y hacernos reflexionar. 🙂

    besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: