Obsesión

Miroslav en su blog, está hace unos post contando y reflexionado sobre la experiencia de alguien sobre una fantasía y como se obsesionó tanto por ella que ha mandado al traste su matrimonio o casi.
Yo he estado pensando en esto, y le comentaba que no había tenido ese tipo de fantasías obsesivas.
He tenido y tengo fantasías a diario. Es normal en una persona como yo, que su cabeza está siempre volando por ahí. Pero obsesionarme por ellas nunca.

Es más, he estado haciendo memoria, y recuerdo solo que me he obsesionado por algo o alguien solo una vez en mi vida. Y no me gusto para nada ni como me comporte ni como me sentí. Sobre todo esto segundo.
Ahora a la distancia, si bien se las causas que desarrollaron esa obsesión me tomo varios meses de terapia en ese entonces darme cuenta de los motivos que la causó. Que no tenían nada que ver con la persona que lo desencadenó. Estaba totalmente loca y fuera de mí. Era algo que no podía controlar.

Aun hoy me acuerdo de determinados detalles en mi comportamiento, y flipo en colores. Yo que soy la tranquilidad personalizada o casi, ni yo misma me lo creo. Es increíble la cantidad de metidas de patas que puede hacer una persona si se obsesiona por algo. Es como perder el control de la realidad.
Yo recuerdo sobre todo el agobio que me generaba todo aquello. Ni me dejaba dormir por la noche. Siempre pensando en lo mismo. Era insoportable.

Por eso me pongo en el ejemplo de Miroslav, y siento compasión por esta persona. Lo debe estar pasando fatal. Es más, como su fantasía se ha hecho publica, estará metido en un verdadero problema.
Yo salí de mi obsesión con ayuda. Quizás esta persona se debiera plantear buscarla.

Etiquetado:

Un comentario en «Obsesión»

  1. Reconozco, Lukre, que había entendido bien que lo que en su momento me dijiste era que no habías tenido fantasías hasta el punto de obsesionarte, no que no hubieras tenido fantasías. Pretendía picarte un poquillo para tirarte de la lengua … 😉

    Bromas aparte, yo creo que mi amigo sí tuvo una cierta inclinación obsesiva, pero tampoco patológica, en el sentido de que no le creaba ansiedad u otros trastornos psicológicos. En cuanto a que fuera la fantasía homosexual la causa de que su matrimonio se fuera al traste … presumes demasiado; ya verás que la historia da muchas vueltas y quizás te sorprendas descubriendo que ese matrimonio no se fue al traste, al menos como tu imaginas.

    Respecto a que se haya hecho pública … Mujer, no tanto. Lo sé yo, su mujer y dudo que nadie más. Tal como estoy contando la historia, creo que ni siquiera en el poco probable caso de que me lea alguien de su entorno reconocería a Zenón y Laia. De otra parte, te diré que una de las cosas más significativas para mí de esta historia no son tanto los hechos (por más que tengan chicha y morbo más que suficiente), sino el que Zenón (y Laia, ya verás) hayan sido capaces de abrir sus intimidades.

    Un beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: