Hoy no es un buen día…

Como dice el título de este post, hoy no es un buen día. Independientemente que llueve, hace frío, me he levantado espesita como la mayonesa, la información que he recibido durante el día tampoco ha ayudado mucho a sentirme mejor.

He comenzado el día leyendo en el País Digital, la entrevista que le hacen a J. M Reverte, que se llama “una muerte digna”, y que al comprar el periódico he visto que era titular de la primera página.

En realidad es un relato estremecedor, por la cercanía y familiaridad. Quien no ayudaría a su madre a morir sin dolor si ella se lo pidiera? Yo creo que todo el mundo. No valen para estos temas, las tonterías de los médicos o las religiones. Sino los sentimientos ante el pedido de socorro ante el dolor, de alguien tan querido como una madre.
Yo hubiera hecho lo mismo. Y deseo de todo corazón que no tenga que hacerlo nunca, pero si lo tuviera que hacer lo haría. Sin comeduras de cocos y remordimientos. Estoy segura.

Pero todo esto trae a colación los días que llevo escuchando lo que se decía de los médicos del Severo Ochoa, que eran asesinos, que eran como Menguele. No se que cantidad de idioteces. Y para colmo la guinda de este tema, la leo en las declaraciones del tío ese que no lo nombraré porque lo tengo atravesado, que fue el que se hizo en el estandarte de la lucha contra los “supuestos asesinatos”. Una soberbia y chulería. Ni una gota de empatia.

Yo me imagino que la gente cuando hace una cosa, estando en un cargo público como este señor, no lo hace de mala leche, sino porque cree que es lo que debe hacer. Si fuera de manera distinta, me daría miedo, de cómo se puede usar un cargo público para lapidar a la gente o como arma política. No hace falta que ahora venga a decir “lo volvería a hacer, yo no estaba equivocado”.

Vale, lo volvería a hacer gilipollas, pero la justicia y otros muchos piensas que tu visión en ese momento veía lo que quería ver y solamente según tus necesidades de poder, nada más. Aunque sea, tené algo de dignidad y empatía con la gente que lo paso mal y modera tus palabras. No digas “estoy orgulloso de lo que hice”, porque no decís “cumplí con lo que yo creía que era en ese momento mi deber de funcionario”. Mira como cambia el tema. Ya te juzgará la gente si hiciste bien o mal.
Ya lo decía mi abuelo “no es lo que dices sino como lo dices”.

El epílogo de esto, lamentablemente, es que luego de lo que paso, los médicos tienen miedo de ayudar a la gente a pasar sus últimos días sin dolor.
Algo parecido pasa con el aborto.
Ahora se persigue a las mujeres y los médicos se cubren el culo antes de hacerlo. También leí en el periódico hoy un caso así.

Todo esto hace que piense, en lo infame que es el ser humano con sus congéneres. Teniendo las armas para ayudar evitando el sufrimiento, sea el que fuera, no lo hacen por miedo a que se metan con ellos.
Me da la sensación que hemos dado un paso para atrás. Quien tiene derecho a juzgar? Nadie.

Hoy no es un buen día, como decía al principio. Salvo por el premio “Arte y Pico” a este blog que nuestro Miguel ha dejado caer.

Por, según sus palabras “este blog= El talento y la espontaneidad de hacer de la vida cotidiana un verdadero relato.”
Gracias Miguel!!! Es un honor recibirlo, y solo decir que no es espontaneidad sino que escribo con el corazón o lo intento en realidad.

Se que tengo a su vez que pasarlo a 5 blogs y explicar porque.
Pero como decía antes, hoy no es un buen día.

Mañana otro gallo cantará.

Etiquetado:

2 comentarios en «Hoy no es un buen día…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: