Mi amiga: la mosca

Uno de los motivos por los que pedí reducción de jornada (cosa que aun no me han contestado y que cada día que no lo hacen lo veo más lejos) es por las malas condiciones ambientales para trabajar.

Estar 10 horas encerrada en un local que no tiene ventilación con el exterior, pues si abres la puerta, da a un pasillo de otro espacio cerrado, pues es un centro comercial. Con gente que o se muere de calor o se muere de frío, no tienen termino medio. Ponen la calefacción a tope y a la tarde te mueres de calor aunque esta apagada ya, o en verano más de lo mis pero al revés. Te mueres de calor porque si la encienden enseguida tienen frío.
A veces me pregunto sino trabajaré con víboras, por lo de la sangre fría, siempre con frío. No te jode!!!!

En fin, corramos un tupido velo. A lo que iba.

Las condiciones ambientales son horribles. Yo por norma junto estática, y por ella mi “jefe” por llamarlo de alguna manera no puedo ni alcanzarle un papel, pues entre la que junta él, hacemos chispas. Lo digo literalmente. Sobre todo cuando yo le paso algo, le da unos calambrazos impresionantes. Ya le dejo las cosas sobre la mesa sin pasárselo a sus manos.

Que decir del olor a encierro. Sin palabras.

Cuando yo estaba en el colegio secundario, se hacían unos test, llamados de “Orientación vocacional” que te decían a que tenias más aptitudes.
A mi me salio la química o la arquitectura. Cosa que siempre me llamó la atención, que tenía que ver una cosa con otra, en fin.
Aunque lo que nunca he olvidado, la nota al pie de página del estudio que decía más o menos…
cualquier profesión que elija que se tenga en cuenta que no puede ser de desarrollo en ambientes cerrados continuamente. Necesita una profesión que la desarrolle, en parte, en ambientes abiertos al aire libre.”
Para sintetizarlo, que no soporto estar encerrada continuamente. Yo soy de las que abre las ventanas del coche aunque haga frío, para sentir el aire fresco.

A veces pienso como soporto pasarme 10 horas por día, de lunes a jueves, encerradas con estas condiciones ambientales. Ya llevo dos años. Evidentemente porque tengo la compensación monetaria, sino no se como lo hago, pues son más las contras que los pro. Si tengo en cuenta que también tengo el agregado del tráfico, como por ej, hoy que tarde 1,40 min en ir al estudio, viajando en primera 20 km, desde la plaza España hasta las Rozas, es enfermante. Cuando me baje del coche, no estaba cabreada, estaba muerta de agotamiento, de ir a 10 frenando, con el pie en el embrague en tensión, me dolía la pierna.

(Suspiro) Es lo que hay.

Pero toda esta perorata venia, porque tengo una amiga que no se cuantos meses lleva en el escaparate, pues es la misma, que un día entro y no encontró más las salida, una mosca del tamaño de un moscardón.
La veo a diario, dando vuelta por ahí, como desorientada queriendo salir, cosa que nunca hace porque como la puerta esta siempre cerrada o casi.
Si tuviera una ventana cerca, la abriria, y dejaria que encontrara el fresco del día, como hago en casa cuando entra una. Nunca las mato. Las dejo encontrar su salida. Quien sabe si las mato de un revistazo, no estoy desencadenando una ristra de hechos incontratables que pueden suceder en el mundo.
Ya sabéis la teoría del todo. Si matas una mariposa aquí, las consecuencias de este hecho en Asia.

En fin, como es viernes menor no digo más, pues me estoy estresando. Buen finde.

Pd: Che maaa, hoy voy a ir a la feria de lo esotérico, te anotas??

Etiquetado: