Escribir el blog a veces es….

agotador.

No porque uno no tenga que decir, sino por tenerlo. La cabeza bulle cuando ve o lee una cosa, pensando “esto para el blog”.
El blog pasa a formar parte de tu vida diaria, y cumplir con él es agotador.
Se que no es una obligación, nadie me obliga a escribir diariamente, pero algún día antaño me la impuse yo a mi misma, y se ha hecho en una rutina.

Tengo un montón de cosas que contar. He aprendido a agudizar el ojo y ver en los detalles.
Pero no tengo ganas de contarlo. Bueno, no de contarlo, sino de tomarme el trabajo de contarlo. Me pregunto para que? A alguien le importa, salvo a mi, lo que me pasa o mi visión de la vida? Esto se ha convertido en un monologo continuo con mi persona.
Estoy un poco agotada.

Volveré, pero no se cuando.

Quizas cuando vuelva a darme cuenta porque empece el blog hace más de 3 años o si sinceramente alguien lee lo que escribo.
En fin.. como dijo no se quien “esto se acabó” aunque yo diré “hasta aqui llegamos por hoy”.

pd: che pedrinnn nos vamos de viaje??