He sentido envidia

Pues si, también soy mortal.
La llamaré envidia sana, aunque no creo que existan distintos tipos de envidias. He sentido envidia y listo.
Hoy he sentido mucha pero que mucha envida de alguien que posee la casa de mis sueños.

No porque sea impresionante, sino porque era “mi casa”. Si yo la diseñara, haría muchas cosas como las que vi. No paraba de dar vuelta la cabeza para uno y otro lado. Y cuando salí al jardín, uff. Menuda piscina y vistas a la sierra.
La escala justa, ni grande ni pequeña. Los materiales escogidos, perfectos. Los espacios que recorrí también. El dormitorio ppal. Impresiónate, si bien el baño yo no le hubiera puesto travertino (material que asocio con nuevo rico), desde la bañera veías por un cristal la sierra.

En fin, yo tengo también una casa que me gusta mucho, pero es un piso. Si alguna vez tengo una casa, debería ser como la que vi hoy.

Me he ido al estudio con un sentimiento de pensar “porque ellos si y yo no”. Envidia pura y dura.

Pd: che maaaa, regamos anoche las plantas?

Un comentario en «He sentido envidia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: