La iglesia católica cada día pierde más humanidad

Antes de comenzar este post, del cual representa una opinión personal sobre todo lo que se escribe aquí, y que solo son puntos de vista míos. No pretendo ni juzgar ni dictar cátedra, solo pensar. Porque todo lo que este blog contiene tiene una parte mía. Este blog soy yo.
Y para terminar de aclarar este punto, tengo que decir que soy católica, que voy a misa de vez en cuando, y que soy bastante crítica contra la “iglesia” institución, no así con la fe. Aunque tengo que reconocer, que se hace a veces cuesta arriba, tener fe con las cosas que una ve alrededor. El otro día casualmente, hablaba de esto con alguien que me explicaba que el dejo de tener fe, cuando se pregunto porque Dios había permitido la muerte de su hermana pequeña en accidente de tráfico.
Es duro reflexionar sobre esto, y mejor lo dejo para otro post. Porque no es el motivo de este.

A lo que iba, aclarado este punto.

Cada día que pasa, me doy cuenta lo alejada de la gente que esta la “iglesia católica institución”. Cada día veo más que no deja de ser una institución corrompida por el poder, falta de ética humana y que no pueden enseñar preceptos de humanidad ni de educación a nadie en este mundo, porque cada vez meten más la pata. No me extraña que la gente cada día se aleje más de la iglesia. Y ellos se preguntan porque? menudos hipócritas.

Un ejemplo claro de lo que digo y del cual ya hable hace unos años en este blog, el tema de prohibir el uso del preservativo, cuando se ha comprobado que es el único medio fiable para no contagiarse de VIH. Sobre todo en zonas como África donde la población humilde y casi sin educación, se les induce a no tener relaciones sexuales como único medio a no contagiarse. Inhumano totalmente desde mi punto de vista.

O lo que se pregona de la “destrucción de la familia” porque se acepten otros tipos de familias. O de dos personas de mismo sexo. O una parental. O lo que sea. Se habrán dado cuenta que en el siglo 21, hay infinidades de tipos de familias y no por eso son distintas.

Hay infinidad de ejemplos, que cada día hacen que me hierva la sangre, y me replantee todo lo que me han enseñado por tantos años.
El colmo y la ultima metida de pata es el planteamiento de “practicas horrendas que son inaceptables” por desarrollarse una técnica in Vitro que ha permitido el nacimiento de un bebe sano de una enfermedad genética, la cual si la tiene su hermano mayor, y cuyo cordón umbilical permitirá un transplante al primogénito que le salve la vida.

Da la casualidad que anoche en Cuatro vi una entrevista de Gabilondo, con la madre, el bebe recién nacido y el médico jefe del proyecto. La vi entera y sobre todo escuche atentamente. Me sentí tan alegre que la técnica se pueda emplear para salvar vidas y no solo para hacer bombas, y con dinero publico que es lo mejor de todo. Cuando la terminé de escuchar, me quede con una sonrisa en la boca. Sobre todo di gracias de vivir donde vivo y que puedan pasar estas cosas.
Eso si, mi alegría duro solo una noche. Voy hoy y leo lo de los obispos. Donde entre la sarta de estupideces que dicen, dicen valga la redundancia “se ha silenciado el hecho dramático de la eliminación de los embriones humanos enfermos y eventualmente de aquellos que estando sanos, no eran compatibles genéticamente
Pues no se ha silenciado, yo lo escuche perfectamente. Pero ya estamos con la discusión eterna si “un preembrión humano fecundado unas horas atrás congelado y sobrante de un proceso médico de fecundación in Vitro es lo mismo que una persona.”
O va el actual jefe de estado del vaticano llamado Papa, Benedicto XVI y alerta sobre “los beneficios fáciles y la arrogancia de sustituir al Creador pueden poner en peligro la humanidad”.
Quizás para él es mejor volver al medioevo, donde la ciencia era herejía y todos vivíamos en la oscuridad más absoluta bajo el poder infinito de la iglesia y todos sus excesos y sobre todos abusos.

Pues para mi no. Yo me baso en la premisa que me enseñaron en el catecismo. Que Dios me dio el libre albedrío. Que ya tendré que verme con él, cuando me peguen una patadita al otro mundo. Nadie más en este mundo tiene derecho a juzgar a los otros y sobre todo a prohibir a otros su propia libertad de acción y conciencia, amenazándolos con el castigo eterno de Dios.

Yo estoy en contra del aborto, pero en mi persona. No juzgo a otras mujeres y sus razones por hacerlo. Es más, si una amiga me pidiera ayuda para esto, ahí estaría aunque no estuviera de acuerdo. Ya bastante duro debe ser pasar por una experiencia así. Como bastante duro debe ser ver a una madre cuyo único hijo tiene una leucemia genética y se está muriendo decir “no” a la ciencia que le da las armas para que con solo un 15 % solo de posibilidades de llegar a buen puerto, le salven la vida.
Cualquiera con dos dedos de frente se agarraría a un clavo ardiendo si eso le salvara la vida a su hijo. Y sinceramente, te preguntarías si eres o no ético con tu fe? Y una mierda.
Pero claro, la iglesia católica, los dos dedos de frente hace mucho que los perdió. Sobre todo la institución iglesia católica en españa.

Pd: Che Pedrín, estos temas me dejan agotada. Me ayudas en la cocina que tengo que hacer un lemon pie para esta noche. A ver si esta vez si se hace bien el merengue italiano.

Etiquetado: / /

Un comentario en «La iglesia católica cada día pierde más humanidad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: