¿Donde esta el pudor de la intimidad?

En las últimas dos semanas no paro de ver gente con el móvil en la oreja, mientras caminan, una llorando, otro peleando, otra contando la pelea, y así, a un montón de gente que no reparan en ir por la calle contando al aire, porque esa es la sensación que dan hasta que uno ve el móvil, sus problemas personales.

La calle se ha convertido en la sala de espera del psicólogo.

Antes uno iba en el autobús, distraido mirando para todos lados y listo. No ahora, suenan los móviles y empiezan a contar sus problemas por el telefonito. A mi aun, atender una llamada en un lugar cerrado con más gente que no conozco, me sigue dando corte.
A veces pienso, “a mi que me importa que fulanito le metía los cuernos a menganita”, o lo que sea que escuche, o que a mi vecina de asiento que seguro tiene cara de amargada, que le importa si yo estoy bien o mal de ánimo. Lo de la cara lo digo, porque también he notado que cada vez hay más gente en la calle con caras serias, como de amargados. Cada vez menos gente sonríe, ni por amabilidad. Pero esto para otro día.

Lo peor es cuando ves a alguien que va llorando a mares mientras habla, cosa que me ha pasado tres veces esta última semana, será la crisis. No sabes si pararte, consolarla, preguntarle si le pasa algo, si le puedes ayudar. Al final no haces nada de eso. Y te convertís en otro insensible que pasa de largo.

Es increíble, como se ha perdido el pudor de la intimidad. No hace mucho eramos anónimos, ahora hablamos por teléfono en la calle contando nuestras cosas, donde sabemos que todos lo oyen. Que me va a extrañar, páginas como Facebook. Yo he sucumbido y tengo un perfil, pero la principal causa es que todos mis sobrinos están ahí metido, y era la mejor manera de que de vez en cuando les deje un mensaje y contesten, porque lo que es el mail ni lo usan.

Pero he estado trasteando y he notado que es como ir hablando por teléfono contando tu vida al aire. Que si alguien quiere, que escuche.
Si lo pienso, es lo mismo que escribir un blog. No?

pd: Che Pedrín, hoy no tengo ningún pensamiento para vos, creo que te voy a hacer desaparecer. Que te parece?

Etiquetado: / /

5 comentarios en «¿Donde esta el pudor de la intimidad?»

  1. a mi hasta me parece a menudo una invasión de MI intimidad y mi espacio vital. ejemplo, el metro: entre las conversaciones ahora que hay cobertura, la tele que ya empiezan a poner en los vagones y el músico de turno que entra en los mismos, ya me dirás…

  2. A ver si la crisis acaba con las maquinitas y empezamos a caminar para para ir al encuentro de…
    A tomar conciencia de lo que es una persona al natural, cara a cara que no sea en la oficina, en los bares o en el baño público.

    Hay que ver lo caro que se está poniendo el amor con tantas conferencias, mensajes y adsl.

    Besos con hombro incluído, el tercero, el cuerto y los que quieras que para algo uno es Superman, no sólo para volar…

  3. Lo peor es tener que poner cara de no estar atendiendo a la conversación.
    Ya lo dijo Felipe (otro insigne argentino), “lo peor de llevar los oídos conectados es tener que escuchar algunas idioteces”, quizá no lo dijo así, pero así lo traduje.
    Un beso, Lu, y, no me hagas desaparecer, me halaga recibir ese pequeño abrazo en forma de frase al final de tus escritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: