Trabajo, divino tesoro…

Eso es lo que piensa mucha gente en esta momento. El que tiene trabajo tiene un tesoro. Posiblemente sea verdad, pero el tema ya me está hartando.
No el tener trabajo, que se que es una suerte, sino que hallan logrado metenernos miedo en el cuerpo para que trabajemos sin rechistar y aceptemos lo inimaginable, con tal de seguir cobrando un sueldo a fin de mes.

Hoy hablaba con mi amiga “la francesita” sobre esto y la sensación de agobio que se tenia por no tener trabajo, o por tenerlo y tener miedo de perderlo. No se que es peor. Si no lo tenes, tenes estres pero tenes la posibilidad de conseguir algo, sea lo que sea, la esperanza de algo no se pierde, sobre todo si sos creativo y tirado para adelante.
Pero los que lo tienen, poseen ese sentimiento de miedo ante la posibilidad de perderlo, creo que se crea una angustia que te va carcomiendo y enfermando por dentro. Angustia que te atenaza y hace que no te arriesgues como en otras épocas a cambiar.

Yo siempre he sido tirada para adelante en todo, pero han logrado que tenga ese sentimiento de miedo. Hace uno años, por aguantar menos de lo que estoy aguantando ahora cambiaba de trabajo. Cosa que he hecho varias veces.
Ahora tengo la sensación que no puedo ser tan insensata y cuidar lo que tengo, aunque este a puntito de caramelo para saltar al vacío. Aunque el vacío que hay en estos momento no tenga nada que ver con el que había hace un año.

Esto de la crisis ya me tienen harta. Lo que NO van a lograr es que yo “humanice” la crisis para que me sienta culpable, yo como individuo de lo que esta pasando. Que no se si recuerdas mi post del 28 de febrero donde Emmánuel Lizcano, un profesor de sociología del conocimiento, hablaba de este efecto, para que la población baje la cabeza y aguante.

Que tengo que aguantar? la hipocresia, la mala gestión de unos “tíos” que se creían intocables y que podían hacer lo que fuera? cobrando primas, pensiones y sobre sueldos infinitamente proporcionales a las metidas de patas que han hecho. Cuanto más metidas de patas, seguro más primas se han llevado. Una inmoralidad total.
Y los efectos de estos, lo estamos pagando todos, con miedo, desconfianza, reduciones de sueldos, más trabajo, gente en la calle en empresas que no han dado perdidas, etc, etc. Sin palabras.

Seguiré resistiendome a esta inmoralidad, pero el miedo ya me lo metieron en el cuerpo los muy hijos de puta.

pd: che pedrín, hace mañana por la tarde 9 hoyos?

Etiquetado: / /

Un comentario en «Trabajo, divino tesoro…»

  1. a mi lo que me han metido en el cuerpo es un monumental cabreo! hoy no me puedo quitar el mal humor de encima: soy autónoma y, no sólo no cobro el paro desde hace 2 meses que estoy sin trabajo, sino que sigo pagando el de los demás, y la SS en su exacta y espléndida TOTALIDAD! y tampoco nadie me da facilidades para enfrentarme a la hipoteca del piso…

    o sea, que lo mío NO ES PARO, debe de ser algo asi como ocio voluntario…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: