Despelotados por Madrid

El sábado comprobe que lo que no suceda en Madrid, en pocas capitales del mundo puede suceder.
El mismo sábado al mediodía, con 40 grados de temperatura a la sombra, y sin apetecerme nada ir a la piscina, decidí quedarme en casa, así que me puse a ver el telediario mientras almorzaba. Una de las noticias era que hubo en la mañana, una caravana de personas en bicicletas, reivindicando algo como siempre. Hasta ahí, no problem, el tema era que iban desnudos.
Sinceramente no preste mucha atención, pero si recuerdo que pensé, con el calor que hace, desnuda una mujer y en bicicleta con lo molesto que es el sillín en pelota picada, que barbaridad.

Yo seguí a lo mio y cambie de tema.

Cuando llego la hora de sacar a mis chicos a pasear, pille el suplemento del New York Time de El País del jueves, que sigue siendo mi suplemento preferido de la prensa, dispuesta a tirarme en el parque de la cornisa, en el césped húmedo, debajo de un árbol, a leer mientras mis cuadrúpedos pasean solitos por ahí.
Cuando iba para allí, me encuentro con otra con perros que se iba. Cosa que me extraña porque no era su hora para irse, y le pregunto “ya te vas?”. Me dice en su español cubano, porque es una mulata con mucho salera al hablar, “si, hoy entro antes a trabajar, además el parque esta lleno de tíos con su pilila fuera que no me apetece el espectáculo”.
Yo me sorprendí y replique, y eso? Pues no tenia ni idea.

Cuando llegue al parque comprobe que no eran solo tíos, que era unas 200 personas con sus bicicletas, haciendo un picnic, junto al área de juego de los niños, mojándose con una manguera y poniendo todo lleno de barro y todos desnudos. Pues si, parece que la gente de la manifestación, luego se reunió en pleno centro de Madrid histórico a disfrutar del calor.

Yo hice lo que iba a hacer, me senté debajo de un árbol, alejada de ellos, a la sombra, sobre la hierba húmeda a leer. De repente levanto la vista y veo un tío, en pelota por supuesto, que se acerca caminando hacia mis perros que estaban a unos 10 mts de mi, a saludarlos. Para ello, se tiro en la hierba. Yo pensé, jope las hormigas… pero parece que a este caballero no le importo, porque como mis chicos, bien educados con los extraños, que pasan de ellos, pasaron de él y como no le hicieron caso, se quedo tomando el sol, desnudo sobre la hierba.

Al rato, empezaron a llegar todos los conocidos, y todos alucinaban por el espectáculo. Llego también la policía, pero deduzco que tenían permiso porque ni se metieron con ellos, pero si con los perros que no iban atados.
Los turistas que pasaban caminando, miraban y sacaban fotos. Nadie entendía nada.

Yo no me voy a hacer la estrecha, pero pienso… no había otro lugar en Madrid, y no en pleno centro y junto a un parque infantil? No podían haber hecho su picnic legal en la casa de campo, donde posiblemente no molestaran a nadie?
No creo que sea el lugar indicado para hacer nudismo, y autorizado por la autoridad competente.

Que reivindicaban?¿ ni idea, porque si una reivindicación es andar en pelotas en una capital de provincia y país, no es una reivindicación aceptable. La gente que no practica el nudismo, que posiblemente sea mayoritaria, no tiene porque soportarlo. Me encontré con uno de los fotógrafos de un periódico de tirada nacional que es amigo, y le pregunté si ya había sacado las fotos. Y me dijo que aunque suene guarro, saco la foto de todos andando en bici, pero la mejor, el culete de una chica en la bici con una braguita de encaje por el sillín de la bici.
Alucina vecino.

Era tal el desconcierto de todos los habituales en el parque, que nadie decía nada. Es más, otra amiga que estaba con visitas de Singapur en su casa, una pareja, fueron al parque con ella, y yo les veía las caras daba risa. Al final irán por su país diciendo, “mira que modernos los madrileños”.

En fin, lo que no se vea aquí, no se donde.
Aquí documento gráfico de lo que digo…


pd: che pedrin, esta semana te tendre abandonada, necesito pelas por lo que trabaje todas las tardes too..

3 comentarios sobre “Despelotados por Madrid

  1. Ciertamente, esas personas se desnudaron porque el desnudo nos impacta y eso era lo que pretendían. Me llama la atención, sin embargo, que ese impacto nos “moleste”, que no tengamos por qué “soportarlo”. ESo es porque, por mucho que digamos que no somos “estrechos”, pesa demasiado una educación represiva que nos hace ver los desnudos como una agresión. Eso nos pasa a los adultos y con frecuencia trasladamos nuestro prejuicio a los niños. Seguramente, a los niños también les impacta por la simple razón de que no están acostumbrados. Pero creo que cuando empiezan a “escandalizarse”, cuando empieza a molestarles o a ver el desnudo como algo morboso es cuando ya los adultos hemos logrado meterles en sus cabecitas nuestros prejuicios. Pero, en fin …

  2. Venimos de una educación represiva. El desnudo ha sido tabú para nuestra generación. Yo no recuerdo haber visto nunca a mi padre desnudo por casa, ni siquiera en ropa interior.
    Sin embargo, ahora no tenemos problemas en ir desnudos, y nuestras hijas lo encuentran normal.
    Eso sí, no tengo valor para salir desnudo a la calle.

  3. Las manifestaciones no se autorizan, sencillamente hay que comunicar a las autoridades que se hacen, y éstas tienen el poder de prohibirlas en caso de que vean peligrar la propiedad pública.
    A lo mejor no reivindicaban nada, a mí me gusta ir a la playa nudista, si en Madrid no hay… ¿por qué no hacerlo en un parquecito coquetón?.

Deja un comentario