Lo repito como al ajo

Eso me pasa con el blog. Luego de tantos años escribiéndolo, tengo la sensación que repito los temas, como cuando como ajo y lo repito. Puede que escriba sobre lo mismo, pero con otra visión, aunque me queda la sensación que me repito.

Me faltan ideas, o confirmo que mi vida es de una rutina que para que?

El otro día, hablando con alguien, tuve como una revelación. No sé si a ti , dear lector, te pasa. Pero a mí, a veces de repente algo le veo con una claridad pasmosa. De repente me di cuenta que mucha gente conoce lo que hago o lo que escribo o lo que pinto, pero que no me conocen a mí. O conocen a mis perros por ej. Pero no a mí. A mi perro grande Verdi, le conocía un montón de gente por su blog. Es más, alguna vez me pararon en la calle, y me preguntaron “es Verdi?” como si el perro fuera su amigo, gente que no tengo ni idea.

Evidentemente, lo que escribo, pinto o muestro, soy yo, y estoy detrás. Pero tengo la sensación que a la persona que lo genera, en este caso yo misma, no se me conoce.
Por lo tanto y que no sirva de precedente voy a volver a hacer una lista, esta vez con una veintena de cosas, de lo que me gusta y no me gusta, o como me voy o creo que soy, hoy en día. Porque leyendo la anterior, que tiene 5 años de antigüedad, mucho ha cambiado. Vamos allá.

Esta soy yo (continuación de esto) hoy 2009.

1)Sigo bajita (salvo con plataforma que uso), con unos kilitos de más y cumplido el medio siglo de edad, aunque recién, que ya habrá tiempo de sacarse años.

2)Me gusta lo que hago, aunque el tiempo nunca me alcanza. No me gusta mi trabajo, que ya me tiene harta, pero es lo que me da de comer y paga las facturas. Han logrado que odie o casi la arquitectura.

3)No soporto los hipócritas, las marujas, los que aparentan, la violencia, los gritos, la mentira, los políticos, la falsedad, el dijo, digo o dejó de decir, los chismes.

4)Estoy hasta el moño del “marketing” de las cosas que nos quieren meter miedo en el cuerpo.

5)No soporto la vida sin color. No puedo vestirme más de negro entera, siempre tengo que tener color.

6)Me encantan los pañuelos al cuello, aunque cada día me visto peor, lo reconozco o es que me visto más informal?. Tengo debilidad por los bosos, pero los que verdaderamente me gustan, no me los puedo comprar por caros.

7)Tengo buenas ideas, pero nunca las llevo a cabo por falta de estímulo. Siempre aparece alguien luego, llevándola a cabo y yéndole bien. He optado por abrir una libreta, que llamo “mi libro de ideas” donde las plasmo. Es impresionante, ver con el tiempo cuantas puedes tener y no desarrollar. No significa que no lo hare, eso lo tengo claro.

8)Me sigue gustando hablar de la vida, y desmenuzarla reflexionando sobre ella y los comportamientos. Sigo pensando que debería estudiar psicología, pero paso.

9)Estoy a punto de volver a la escuela. Con algo insólito, pero de repente me he dado cuenta de las posibilidades que tiene. No sé si podre con ello. No por difícil, sino por falta de tiempo. Llego a las noches hecha polvo, no sé yo estudiar de nuevo. Pero lo intentaré.

10)Ahora que tengo un solo perro, porque el grande ya no está, quiero disfrutarlo. Como es pequeño le puedo llevar donde quiera. Volveré a viajar.

11)No escucho tanta música como antes. Aunque estoy más selectiva con ella.

12)He dejado de fumar.

13)Me sigue encantando pintar y sobre todo ver exposiciones de pintura. Las disfruto mucho.

14)Sigo esperando que alguien me cuide y se ocupe de mí. Esa sensación no la tengo, ni he tenido, aunque si la contraria. Pero bueno, por suerte la tengo a mi madre, que cuando estoy con ella, lo hace, aunque sea unos días al año.

15)Estoy muy vaga para leer o es que no encuentro nada que me guste y me atrape.

16)Me sigue interesando mucho el cine aunque no voy, por dos razones, una porque bajo las películas y las veo en casa y la otra por lo caro que se ha puesto.

17)Sigo pensando que si me sacara la primitiva o llegara mucho dinero a mi vida, haría dos cosas, compraría un ático con una terraza lo suficientemente grande para tener muchas plantas, o pondría una productora para hacer películas de animación.

18)Estoy más seria que antes. Me reía más antes. Hay veces que no me gusta tanta seriedad, pero quizás sea responsabilidad. Quiero volver a ser irresponsable.

19)Cada vez compro menos cosas. A veces pienso “para que, si ya tengo uno aunque sea de modelo más viejo”

20)No soporto el concepto que para divertirse hay que salir a beber alcohol. Hay tantas maneras fantásticas de divertirse hasta bebiendo agua.

21) He aprendido a pedir perdón, y lo hago, si metí la pata. No veo ningún problema en hablar claro de las cosas. Es más a veces me sorprendo a mi misma, de la claridad y flanquesa que hablo de las cosas. No soy vueltera, auqnue lo era. Ahora no lo soporto. Mejor de frente. Tampoco me gusta que den vuelta para decirme algo.

22) Paso de la gente que me hace daño. Tengo paciencia infinita hasta que digo basta, y ese basta, es basta.

23)Me hubiera encantado haber tenido a los 20 la “sabiduría” que tengo ahora sobre la vida. Creo que hubiera disfrutado el doble de las cosas. Porque las disfrute, pero las hubiera exprimido.

Etiquetado: / /

3 comentarios en «Lo repito como al ajo»

  1. He leído los dos post, el de ahora y el de 2005. El más antiguo no lo recordaba, quizás todavía no leía tu blog entonces.

    Coincidimos en muchas cosas, mi niña. Son muchas más las coincidencias que las divergencias, aunque todo lo que se refiere a las habilidades artísticas, en mí es algo nulo.

    Es curiosa esa sensación de haber encontrado una persona tan parecida a mí cuando llevo vivida más de la mitad de mi vida. Y es una pena que vivamos tan lejos. Seguro que podríamos hacer muchas cosas juntas.

    P.D. Te recuerdo que en diciembre voy para allá.

  2. Querida, yo no desearía nunca haber sabido a los veinte lo que sé ahora.
    Creo que eso me hubiera convertido en un viejo joven.
    Somos, también, nuestras circunstancias, nuestros amigos, nuestros errores, nuestros aciertos (esto es manido y frase hecha, pero algo de cierto hay).
    No puedo dejar de tener la sensación de que “si esto lo hubiera sabido antes”, pero, al igual que la calvicie, o la barriga, o las arrugas, hay que saber envejecer, tanto física como mentalmente.
    Reconozco mis errores, y me llevaré muchos a la tumba. Pero, que me quiten lo vivido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: