Los problemas de volver a la escuela a los 50

Volver a estudiar a ciertas edades, es antinatural. Las cosas en la vida se tienen que hacer, cuando se tienen que hacer. Ni antes ni después, sino en su momento.
Esto de volver a estudiar 6 horas por día, luego otras 6 de trabajo, es inhumano. Pero no solo eso, sino que el cuerpo ya no es lo que era, y las largas clases teóricas, en horarios intempestivos, como luego de comer, te dan sueño, y te duermes.
Pero pasemos a relatar los problemas.

Las clases de primer año, como siempre, son en los pisos altos de la escuela. Por lo tanto, escalera para arriba, escalera para abajo, sin parar. Yo que llego tarde, media hora como mínimo por día, porque o trabajo o estudio, llegue a un arreglo que en principio no hay problema. Todas las primeras horas, suelen ser como mínimo, dos horas de la misma materia. Así que avisados los profesores de mi tema, me han dicho, adelante.

En realidad, salgo de trabajar a las 2, aunque no puedo volar a esa hora como empleado público, y a veces me tengo que quedar. Mi prioridad es el trabajo. No he contado que esté estudiando, para no crear malos rollos. Si alguna tarde me tengo que quedar por trabajo, lo haré. Mejor así. Luego tengo el tráfico de entrar a Madrid. Como mínimo media hora, aunque últimamente con tantas obras, los 45 min, se hacen. Llego a casa, tengo que hacerme algo de comer y salgo pitando.
Las clases empiezan 14,45 hs. así que el horario no cierra. Suelo llegar a las 15,15 como mínimo. Pero vale lo llevo bien. Aunque entre el trayecto caminando y los tres pisos subiendo apurada, necesito otros 5 min, para reponerme del sofoco.

Luego está la ergometría. Pues sí, es importante. Esto era antes una escuela de artes y oficios, en la época franquista, aun hay carpetas con los logos del escudo, aunque ahora sea una escuela de arte. Si bien, las clases están acondicionadas para cada tema, es el mismo mobiliario. Y un banquito alto, a los 20 uno se sentaba sin problema, pero con 50, el culete reboza. Tres horas seguidas sentada así sin moverse, las articulaciones lo recienten. Pero para mi alegría, el otro día, veía a una de las chavalas, no más de 25 que su culete le salía dos veces del asiento más que yo. Toda una alegría para mí.

Más tarde está el temario. Uno que ya lleva 25 años de arquitecto, hay materias de las 7 que tengo, que no me pueden enseñar nada. Una voy a pedir la convalidación, pero las otras, aunque las sé, como dibujar una perspectiva o un objeto en 3D a mano, no puedo porque no tengo el título de bellas artes. En fin, me lo he tomado con toda la humildad del mundo, y siempre algo se puede aprender. Sino como me dijo la de Dibujo Técnico, sino te la convalidas me ayudas a dar la clase.

Ya he estado dando clases fuera de la escuela a una compañera, que no tiene ni idea de 3D. Lo dicho, si puedo ayudar a alguien mejor.

Lo que si es fantástico, y por lo que estoy en esto, son los talleres técnicos. Todos montados, con todo lo que necesitamos. Nos dan todos los materiales y todo gratis. Sí señor, todo gratis.
La Comunidad de Madrid en esto se pasa, y me parece bárbaro. Yo pongo solo el papel y los pinceles.

Si todo esto, hubiera existido en mi época, no hubiera estudiado arquitectura. Me hubiera dedicado a esto, seguro. Pero bueno, ahora tengo la oportunidad de aprender una cosa que me interesa, y cuando la termine otra que es el objetivo. Todo gratis. Como no lo voy a aprovechar.
A veces las cosas en la vida suceden por algo, y de repente te das cuenta porque. Cuando pedí reducción de jornada en el trabajo y me la dieron, me sorprendí. Ahora entiendo que si no hubiera tenido eso, no podría hacer esto.
SI aguantaré? Es la pregunta del millo. No será por el trabajo, sino por la cantidad de horas. Mi cuerpo lo dirá en unos meses. También reconozco que tres días seguidos, son todos talleres técnicos, que me relajan un montón. Tengo otro tipo de cansancio. Yo creo que si aguantaré.
La conclusión de estas semanas, es que él que no quiere estudiar, es por eso, porque no quiere, no porque no puede….

Che Pedrín: las fotos de las niñas impresionante.

Etiquetado: / / / /

2 comentarios en «Los problemas de volver a la escuela a los 50»

  1. Vuelvo a repetirte que te encuentro un mérito enorme.

    Yo tuve el año pasado una reducción de jornada pedida por mí, por motivos de salud. Este año tengo la jornada un poco más larga, pero sin llegar a la que tenía antes. Pero he conseguido un año de descanso en las clases de la Universidad, así que he pensado en volver a dedicar un par de tardes a la semana a los archivos. A ver si tengo tanta constancia como tú y persevero.

    Besos.

  2. Cómo te entiendo mi querida Lu!!!! Este año yo estoy matriculada en 1º de Restauración (nada que ver con las bellas artes) si no de ciclos superiores de Hosteleria. Y mi horario de lunes a viernes es de 9.30 a 3.15 y dos dias hasta las 4.15. y luego a trabajar mis ocho horas, desde las 4.30, aunque esos dos días que salgo a y 15 mi jornada empezará a las 5 menos algo. Así que…somos unas campeonas!!!!!!
    Felicidades!!!

    1beso enorme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: